fbpx

La Economía solidaria y sus valores

La Economía Solidaria, en el marco de la tradición de la Economía Social, pretende incorporar a la gestión de la actividad económica, los valores universales que deben regir la sociedad y las relaciones entre toda la ciudadanía: equidad, justicia, fraternidad económica, solidaridad social y democracia directa. Y, en tanto que una nueva forma de producir, de consumir y de distribuir, se propone como una alternativa viable y sostenible para la satisfacción de las necesidades individuales y globales, aspirando a consolidarse como un instrumento de transformación social.

Las organizaciones que participan en el movimiento de la Economía Solidaria l se agrupan en REAS  que es la Red de Economía Alternativa y Solidaria y se han comprometido a cumplir con estos principios:

1.- La autonomía como principio de libertad y ejercicio de la corresponsabilidad.

2.- La autogestión como metodología que respeta, implica, educa, iguala las oportunidades y posibilita el empoderamiento.

3.- La cultura liberadora como base de pensamientos creativos, científicos y  alternativos que nos ayuden a buscar, investigar y encontrar nuevas formas de convivir, producir, disfrutar, consumir y organizar la política y la economía al servicio de todas las personas.

4.- El desarrollo de las personas en todas sus dimensiones y capacidades: físicas, psíquicas, espirituales, estéticas, artísticas, sensibles, relacionales…en armonía con la naturaleza, por encima de cualquier crecimiento desequilibrado económico, financiero, bélico, consumista, transgénico y anómalo como el que se está propugnando en nombre de un desarrollo “ficticio”.

5.- La compenetración con la Naturaleza.

6.- La solidaridad humana y económica como principio de nuestras relaciones locales,  nacionales e internacionales.

Aunque hay muchas empresas de la economía tradicional capitalista, que a través de la llamada Responsabilidad Social Empresarial, comienzan a acercarse a alguno de estos principios, lo que se debe de clarificar es que los principios deben de demostrarse con los hechos. Muchas buenas palabras no tienen su correlación con los hechos. En la economía solidaria, las empresas sí que tienen como referente de su actuación, la coherencia de lo que se dice con lo que se hace.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar