fbpx

La economía post covid, ¿Hacía un mayor protagonismo de la gente frente a los Hiperricos propietarios de grandes multinacionales?

De cara a la recuperación económica del mundo post covid, debemos de fijar nuestra mirada en la salida a la crisis basándonos en alternativas neutras en carbono y que promocionen la producción local. 

La economía circular, la industria aditiva, la generación descentralizada con solar fotovoltaica, producción agrícola en ámbitos urbanos con tecnologías avanzadas, y producción de agua a partir de la desalación con renovables, etc pueden ser los pilares de esa nueva economía, de la  nueva normalidad.. 

La tendencia continua del abaratamiento de dos tecnologías disruptivas: la fotovoltaica y las baterias podrán permitirnos en un futuro, esperemos que cercano, la producción casi gratuita y abundante de energía que es además amigable con el medio natural. Este fenómeno tendrá unas  consecuencias que podrían poner  en riesgo el actual sistema socioeconómico capitalista basada en la escasez de recursos, en la mala distribución de los mismos y el control de unas minorías enriquecidas de esos recursos frente a una mayorías desposeídas.

La producción masiva y repartida en millones de centrales eléctricas en una economía electrificada podría suponer repartir la propiedad no solo de la producción energética, sino la del agua,  la producción agrícola y la industrial en beneficio de las pequeñas empresas, la economía colaborativa y las familias, es decir de la mayoría de la población.

Que la mayoría de la población disponga de energía abundante y gratuita no solo supondrá la poseer un electrodomésticos más eficientes sin coste energético o que este sea muy bajo, sino también que los automóviles eléctricos  nos permitirán disfrutar de la movilidad que deseemos, sin preocuparse por el gasto de combustible. Podría empoderar a pequeñas empresas, entidades sociales, compañías de la economía social para prestar los servicios y productos de forma más cercana y personalizada a los consumidores.

Si se extienden la implementación de centros de producción agrícola a través de edificios de agricultura vertical alimentada por energías renovables, si la industria aditiva logra superar sus limitaciones actuales y se convierte en una alternativa capaz de superar a la industria en serie de producción masiva, si logramos que la obtención de agua potable y disponible para las necesidades humanas se generalice a través de plantas potabilizadoras alimentada con renovables, estaremos en una sociedad muy distinta a la que actualmente conocemos.

Si la mayoría social logra hacerse con la propiedad de la producción energética, el modelo económico cambiará. Si la tecnología fotovoltaica se generaliza aún más, y con ella se generaliza la producción descentralizada se habrá logrado la soberanía energética, entendiendo como tal la capacidad de la población de disponer de una abundante energía para la atención de las necesidades de esa población.

A la soberanía energética le podría seguir la soberanía alimentaria porque la producción en invernaderos urbanos en los que se produce grandes cantidades de alimentos vegetales apoyados por un personal cualificado, gestión del agua en hidroponía u otras tecnologías,  con una producción  ecológica y una intensiva exposición a luces artificiales que exige unos altos consumos energéticos. La propiedad de estas invernaderos que podrían abastecer a los mercados locales de cercanía también podría democratizarse y no tendría que ser exclusivamente de grandes compañías multinacionales que hoy pretenden monopolizar la producción agrícola y de semillas a través la estrategia con transgénicos.  

La generación masiva de agua que atienda las necesidades sin poner en riesgo los equilibrios naturales podría ser otro eslabón de la cadena de soberanías. También sería posible con la producción energética masiva y muy barata porque hoy existen tecnologías en desalación que permiten esta producción que sólo está limitada por los altos precios de los grandes consumos de energía que se requieren.

Finalmente la generación industrial también podría someterse al mismo cambio de paradigma porque la industria aditiva amenaza el modelo de producción en masa que hoy protagoniza una producción que cada vez busca los costes más bajos de mano de obra, seguridad ambiental y para la población. El modelo depredador y sucio de la industria actual  es responsable no solo de la pérdida de empleos  en el mundo desarrollado por la deslocalización de las fábricas, sino también un deterioro grave de crisis medioambientales en los  países del Sur que no disponen de uan regulación que ponga freno a la codicia de las multinacionales y que por tanto pagan grandes costes sociales y ambientales. Este modelo que padecemos corre riesgo de que se le discuta el liderazgo con el modelo industrial aditivo que podría estar disponible de forma descentralizada en millones de puntos de fábricas que no generan residuos, es un modelo  capaz de producir para el entorno más cercano con la calidad que hoy se oferta, pero con la personalización que actualmente solo es posible con precios muy superiores. La tecnología de la impresión 3D y el modelo de economía circular son las grandes esperanzas para este cambio de paradigma industrial.

POr tanto, la combinación y generalización del autoconsumo fotovoltaico como principal fórmula para la producción energética, la producción de agua potable a partir de la desalinización generada por estas mismas placas solares, la economía circular con el reciclaje, la reutilización y el comercio de segunda mano, como sus protagonistas y finalmente la producción agrícola en granjas urbanas de alta productividad podría ir cambiando de forma muy significativa el modelo económico actual 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar