fbpx

La discriminación por edad en tiempos de pandemia

Según un informe de la ONU, una de cada dos personas tiene perjuicios contra las personas mayores, siendo un fenómeno que también afecta a jóvenes.

Como se ha podido observar a lo largo de la semana en telediarios y noticias locales, la discriminación a ciertos rangos de edad sigue vigente, ya que se han producido distintos altercados que han afectado a los más mayores.

Este fenómeno también atañe a personas jóvenes, de las cuales el 55% de los jóvenes europeos aseguran sentirse discriminados a razón de su edad, siendo el edadismo la dinámica de discriminación que agrupan a todos estos rangos de edad. Ya que 1 de cada dos personas son edadistas. Esta dinámica se basa en asignar unos atributos a las personas en relación con su edad, lo que produce unas situaciones de desventaja e injusticias frente a otras personas.

La ONU junto con la OMS, proponen estrategias para poder superar estos comportamientos, presentando un catálogo, donde expone cual es la percepción de las personas frente a los grupos de edad mayores y menores.

Una investigación por parte de medios de comunicación como son ABC y el País, reflejaban que la percepción negativa de las personas había aumentado en un 71% hacia los colectivos compuestos por personas mayores y jóvenes, presentado a las personas mayores como seres infelices y a los jóvenes como seres violentos. Todo ello ha sido acentuado mediante esta reciente pandemia de COVID-19, que ha intensificado estos fenómenos y que se ha cebado con estos colectivos vulnerables.

Además, no solo el edadismo afecta a las personas en función de su edad, sino también al género, siendo el colectivo de las mujeres el más afectado; la economía, dónde vivamos o quiénes seamos son desventajas que también han acentuado este fenómeno en pandemia.

El edadismo viene asociado a una mala salud mental, vinculadas a enfermedades como la depresión o el aceleramiento del deterior cognitivo, afectando también los malos hábitos de alimentación, aislamiento social y la soledad. Se asocia e interioriza el estereotipo de que la vejez es un periodo de aislamiento, es por ello que, incentivar las relaciones entre las personas mayores o los jóvenes fomentaría la integración entre diferentes generaciones que incentiven las relaciones afectivamente, ayudando a reducir la discriminación que tanto daño hace a nuestra sociedad.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar