fbpx

La derecha y la izquierda de Brasil intentan ensayar la unidad con una manifestación contra Bolsonaro

Grupos liberales y progresistas marchan juntos este domingo en una protesta en la que el PT de Lula no participa.

Grupos políticos brasileños que ocupaban trincheras opuestas no hace mucho tiempo empiezan a ensayar una unión ante la escalada autoritaria del presidente Jair Bolsonaro. Este domingo, figuras conservadoras y progresistas marcharán en 17 ciudades para pedir la destitución del presidente. Pero la brecha que divide al país por la mitad no es tan fácil de superar e impide una mayor adhesión. El principal partido de la oposición, el Partido de los Trabajadores (PT), ha anunciado que se mantendrá al margen. Rechaza salir a la calle al lado de grupos de derecha que ayudaron a destituir a Dilma Rousseff de la Presidencia o que celebraron el encarcelamiento de Luiz Inácio Lula da Silva por la Operación Lava Jato.

Las protestas de este 12 de septiembre se organizaron en julio por parte de grupos conservadores y liberales descontentos con la políticas bolsonaristas, entre ellos el Movimiento Brasil Libre (MBL) y Vem para a Rua (Ven a la calle), promotores iniciales de las marchas para echar a Rouseff. Su lema inicial era “Ni Lula ni Bolsonaro”, en referencia a los dos nombres que se espera que entren en liza en las elecciones de 2022. El centroderecha busca un candidato alternativo al dúo pero por ahora sin éxito.

Si las manifestaciones de este domingo tienen éxito, podrían fortalecer a un hipotético tercer candidato. Pero, a última hora, se retiró ese lema en un intento de atraer a la oposición de izquierdas. Pero ni el PT ni el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), más a la izquierda, enviarán representantes. Pero algunos diputados de partidos progresistas y el precandidato a presidente Ciro Gomes (Partido Democrático Laborista, PDT), han prometido estar presentes en el acto de São Paulo.

Entre analistas, dirigentes de los partidos y activistas se siente la exigencia de que la izquierda que ha estado manifestándose a favor de la destitución desde el 29 de mayo se sume a las manifestaciones convocadas por la derecha –que, por su parte, prácticamente no se sumó a los actos anteriores. Pero hay una desconfianza mutua. El bando progresista no ve ninguna legitimidad en un acto realizado por el MBL, un grupo que, según recuerdan sus opositores, utilizó las mismas tácticas bolsonaristas de difamación de figuras de la izquierda en las redes. Por su parte, el lado conservador y liberal busca un distanciamiento de Lula, acusado de buscar el protagonismo sólo para él, y entrevé una intención del PT de vaciar los eventos del 12 de septiembre.

A pesar de estos obstáculos, el discurso tanto en la derecha como en parte de la izquierda es que el momento exige dejar de lado las diferencias y construir un acto unificado en defensa de la democracia. “Se percibe la similitud con el movimiento “Diretas Já [histórica movilización que luchó por el voto directo al final de la dictadura militar]. Esta viene siendo nuestra posición”, explica Mano Ferreira, cofundador y director de comunicación de Livres (Libres), uno de los organizadores del acto.

Fuente: Elpais.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar