fbpx

La cara B de la economía colaborativa

La economía colaborativa está en auge, sobre todo tras la pandemia. Pero a pesar de su crecimiento y extensión, la economía colaborativa se encuentra más concentrada en ciertos sectores. 

En el informe “Plataformas de Economía Colaborativa: Una Mirada Global” realizado por Ostelea, se extrae que la economía colaborativa se encuentra centrada en los ámbitos de transporte y alojamiento en su mayoría, y luego en  finanzas, intercambio de bienes, alimentación, entre otros. El informe prevé que la economía colaborativa aumente sus ingresos hasta los 335 millones de dólares para 2025. 

A pesar de la importancia que ha adquirido en los últimos años, la economía colaborativa también ha tenido grandes críticas. Una de sus desventajas es que algunas empresas que se encuentran bajo esta etiqueta no cumplen los principios que se dan desde esta economía. Muchas de estas empresas se encuentran en China o Estados Unidos, es decir, no son empresas locales. 

También hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones, la motivación de los usuarios por estas empresas no es por sus principios o valores, sino por su practicidad y que, en la mayoría, son más económicas que el resto. 

Está claro que la economía colaborativa ha sido un gran avance en la ayuda de la inclusión social y a reducir las desigualdades socioeconómicas, pero también hay que tener en cuenta que las empresas que se encuentran tras esta etiqueta, no siempre defienden los principios de esta economía.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar