fbpx

La burocracia retrasa el campamento para personas inmigrantes en Gran Canaria

La solución dispuesta por el Estado para atender a los inmigrantes que desbordan los centros de acogida en Canarias no se pondrá en marcha con la urgencia prevista inicialmente. El campamento que Cruz Roja iba a gestionar en Arinaga, en una parcela cedida por la Autoridad Portuaria, se ha encontrado con problemas administrativos que están frenando su puesta en marcha.

El terreno se encuentra ubicado en Zona Franca y tiene estipulado que puede acoger exclusivamente actividades industriales o ligadas a la actividad portuaria. El nuevo uso que pretende darle el Gobierno para acoger extranjeros llegados en patera hasta las islas no está contemplado en este suelo, por lo que precisa de un informe de compatibilidad. Este trámite, según la ONG, imposibilitará que las instalaciones estén abiertas en la fecha prevista.

Ante las dificultades de espacio para atender a los inmigrantes, agravadas por las condiciones impuestas por la crisis sanitaria y la obligación de cumplir una cuarentena de 14 días, Cruz Roja, en coordinación con la Delegación del Gobierno, continúa trabajando en un campamento que tendrá carácter «temporal» con capacidad para 600 inmigrantes, que podrá ampliarse hasta 900, y en el que la entidad humanitaria ha previsto que trabajen entre 200 y 300 personas para su atención. Los trabajos comenzaron a principios de la semana pasada con la estimación de que se prolongaran en torno a 15 días. Sin embargo, ahora Cruz Roja señala que el campamento no estará listo «ni en tres semanas ni en un mes» debido a problemas burocráticos, aunque los trabajos no se han paralizado.

La causa es que el uso que se le pretende dar a esta parcela, cedida por la Autoridad Portuaria a la administración central, necesita encontrar «encaje» en el planeamiento urbanístico del municipio de Agüimes.

Este pasado lunes ya se reunieron los técnicos del Ayuntamiento con el presidente de Cruz Roja, Antonio Rico, para conocer el desarrollo del proyecto. Es preciso, insisten, contar con un informe de compatibilidad que «incluso puede que finalmente no sea positivo»

De momento, indican fuentes municipales, la Delegación del Gobierno no ha iniciado la tramitación de ningún permiso o licencia y sólo cuentan con la conexión de agua. También la Autoridad Portuaria debe realizar trámites e iniciar un procedimiento para definir los criterios de implantación de las empresas en la Zona Franca.

Además, otras empresas que, con antelación a la decisión de que se levantara un campamento en Arinaga, ya habían iniciado sus trámites para instalarse en esta zona y reclaman que se tenga en cuenta sus iniciativas.

Fuente: B. Hernández para canarias7.es 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar