fbpx

La Audiencia Nacional condena a los empleados del banco ICBC por blanquear dinero.

Autor: Facua

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a penas de entre 3 y 5 meses de prisión y multas por un total de 22,7 millones de euros a los cuatro exdirectivos y empleados de la sucursal española del banco chino ICBC por blanquear dinero de dos organizaciones criminales.

En la sentencia, tras un acuerdo de conformidad entre Fiscalía y acusados, se fija también la inhabilitación al banco para obtener subvenciones o ayudas públicas, para gozar de incentivos y beneficios fiscales o de la Seguridad Social por un periodo de dos años, como medida de seguridad postdelictual.

Si bien los cuatro acusados manifestaron en la vista su expresa conformidad con los hechos de la acusación, la calificación jurídica y las penas que se solicitaban (de hecho abonaron la multa de 22,7 millones), la entidad bancaria manifestó su disconformidad con esa medida de seguridad.

Según los hechos probados que recoge la sentencia, el que fuera director general del ICBC España desde 2010 y hasta 2012, Liu Gang, desatendió «con un severo desdén» la normativa de prevención de blanqueo de capitales y promovió en su equipo el incumplimiento deliberado de las instrucciones y recomendaciones de sus dos responsables de cumplimiento normativo.

Sobre el jefe de Banca Minorista, Fei Huang, se indica que «contravino palmariamente» la normativa de blanqueo y de forma directa instruyó a empleados para aceptar operaciones de efectivo «sin hacer preguntas», sin evaluar riesgos y sin recabar justificaciones sobre el origen de los fondos.

En cuanto a la empleada Jin Wang Huang, se apunta que trabajó de cara al público en los mostradores y colaboró con miembros de las organizaciones criminales Snake y Cheqia para que fraccionaran ingresos y así pasaran desapercibidos y no tuvieran que presentar el formulario modelo S1, obligatorio para ingresos en cuenta por encima de los 100.000 euros.

Según explica la sentencia, esta empleada junto al director de Banca Minorista se coordinaban para dar entrada a abultados depósitos de dinero en efectivo que llegaban a la sucursal «en cajas de zapatos, maletas y mochilas». Incluso permitieron enviar dinero sin que el cliente tuviera cuenta en el banco, a través de transacciones de cuentas internas del banco.

Además, esta empleada llevaba de manera personal a la familia Wang Feng, de la organización criminal Cheqia-Emperador. Les ayudaba con las imposiciones en efectivo, con la apertura de cuentas, con el uso de Nies de testaferros, y todo sin dar nunca ninguna alerta de operación sospechosa a cumplimiento normativo.

La Audiencia señala también que «la entidad ICBC Europe SA Sucursal España fue la única que no remitió un solo reporte de operaciones sospechosas al Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac) desde la apertura de la sucursal en España y durante todo el periodo de tiempo investigado -2011 al 2016-«.

En la mayoría de los bancos las peculiares características del manejo de las cuentas por las organizaciones criminales Snake y Cheqia, generaron cancelaciones o abstención de ejecutar las operaciones, así corrió las alertas sistemáticas de comunicación a los órganos centrales de prevención y posteriormente al Sepblac.

La sentencia falla además que los condenados pueden sustituir la pena de prisión por la pena de multa con cuotas diarias que van de los 100 a los 200 euros. Además, deben hacer frente a las costas del proceso, incluido el pago de más de 100.000 euros que destinó la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil al servicio de intérpretes de chino.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar