fbpx

Japón no puede deshacerse de la basura de plástico

La prohibición que implantó China en 2017 por la cual anunciaba el cese de importación de este tipo de residuos deja a Japón sin demasiadas opciones para eliminar estos desechos. El país nipón produce cerca de 9 millones de toneladas de basura plástica cada año, siendo 1,5 de estas exportadas en un 60%, de las cuales el 70 % iba a China.

China utilizaba esta basura para reciclarla y producir una alternativa barata al petróleo. Esta basura llega a ser de baja calidad ya que suele estar mezclada con comida o bebida y es por ello que en 2017 anunciaron la prohibición de esta importación por sorpresa para todos los países que se beneficiaban de ello. Debido a ello, China importó 50.000 toneladas en todo 2018, una cifra habitual en un solo mes de 2017.

Por esta bajada, ha empezado a buscar alternativas y ha exportado basura a países como Taiwán, Tailandia o Malasia. Esta decisión no durará mucho por la incomodidad de estos de sentirse como “el basurero de los países ricos”. Esto deja la opción de que se reduzca la utilización de este material y que apuesten por reutilizarlo antes de tirarlo a la basura para su reciclaje.

Imagen: Pixabay

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar