fbpx

Injusticia con el colectivo LGTBIQ+

Autora: Jeny Navarro

Parece ser que planificar una guía para intentar revertir o curar la homosexualidad no sufre consecuencias legales para el Obispado de Alcalá de Henares. Siete personas tienen que ir a los juzgados debido a una querella de Abogados Cristianos en la que les culpan de un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos y otro delito de incitación al odio.

La querella enviada desde la entidad religiosa pedía abrir diligencias contra las personas acusada por cuatro delitos, aunque el magistrado instructor solo han admitido dos de ellos. El delito contra los sentimientos religiosos del que se les acusa a los siete investigados podría tener una pena económica de entre 8 y 12 meses, aunque si no pueden enfrentarse a ella se traduciría en un día de privación de libertad por cada dos días de impago. 

Por otro lado, el delito de odio es el más grave de los dos. Además, también podría acarrear una multa económica para los investigados.

Es lamentable que en pleno siglo XXI existan estas injusticias que confrontan de forma muy directa con el principio de libertad de expresión. 

Fernando de la Fuente, viceportavoz de Jueces para la democracia (JplD) y experto en derecho penal, dice que «por ahora, y con total respeto a la investigación judicial en curso, las expresiones sí pueden parecer ofensivas para quien las recibe, pero difícilmente se podrán encuadrar en un delito de odio».

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar