fbpx

Guerra de banderas en el parlamento andaluz

Recientemente, el Parlamento Andaluz se ha visto involucrado en una pequeña polémica relacionada con la decoración de los despachos de los parlamentarios. Puede parecer un tema insignificante o superfluo, pero tras este hecho puede esconderse no sólo una controversia política, sino que quizás, hasta un debate relacionado con la libertad de expresión.

La situación es la siguiente: Luz Belinda Rodríguez, ex diputada del partido político de Vox tenía colgado en su lugar de trabajo la bandera de la Falange española. Por otro lado, en el despacho contiguo, nueve exdiputados del grupo político Adelante Andalucía, liderado por Teresa Rodríguez, podían verse colgadas banderas del colectivo LGTBI, insignias y banderas relacionadas con la visibilización del colectivo Trans y motivos en representación de la comunidad gitana. Ante esta situación, el parlamento andaluz se ha visto en la tesitura de ordenar a ambas partes a retirar las diferentes simbologías que representan.

¿Es lo mismo visibilizar a una formación política vinculada históricamente al fascismo que dar visibilidad a un colectivo vulnerable? ¿Deberíamos tratar ambos símbolos por igual? La cámara aboga que sí, justificando la decisión de ordenar la retirada de los símbolos, alegando que las instalaciones pertenecientes al parlamento andaluz se rigen por una normativa interna en la que se señala que no se puede cambiar el mobiliario ni colgar símbolos en espacios comunes, y que no hacen distinción entre unos y otros.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar