fbpx

Glovo y los «falsos autónomos»

Un juzgado de León ha considerado probada la relación entre la empresa Glovo y 142 repartidores «falsos autónomos». Dadas las evidencias de que la compañía los hace registrarse como trabajadores por cuenta propia, así como la probada dependencia y ajenidad que presentan, se estimado una demanda de la Seguridad Social.

El uso del aplicativo propio de la compañía fue determinante, ya que todos los trabajadores que fueron comunicados afirmaban utilizarlo tanto para establecer las horas de desempeño, como para llevar a cabo las entregas. Además, esta dependencia viene probada por el hecho de que son los agentes de Glovo quienes, tras las incidencias registradas por los ridders, hacen saber a la plantilla los pasos a seguir.

En cuanto a la ajenidad a la que la sentencia hace referencia, esta se debe a que la compañía establece los precios y formas de pago, estableciendo así el salario a través de la plataforma, no directamente del cliente.

La conocida como Ley Ridder, que entró en vigor el pasado agosto, impulsada por el ministerio de Trabajo, obligaría a la compañía a contratar a toda la flota.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar