fbpx

Fin del ébola en la República Democrática del Congo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado el fin de la segunda epidemia más grande del mundo de la que se tenga constancia. El ébola ha sido eliminado tras más de un año de lucha en la República Democrática del Congo y 2.260 muertes.

Masiko, la última paciente diagnosticada de ébola y hospitalizada en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) fue el pasado miércoles dada de alta en un centro médico de Beni.

“Permaneceremos en modo de respuesta durante el resto del período de observación”, ha escrito en su cuenta oficial de Twitter la organización. Sin embargo, ha explicado también que el brote no puede descartarse completamente ante la imposibilidad de monitorear casos al este del país, donde los conflictos violentos no lo permiten.

La enfermedad por el virus del Ébola, antes llamada fiebre hemorrágica del Ébola, es una enfermedad grave, con una tasa de letalidad de aproximadamente 50 % (en brotes anteriores, las tasas fueron del 25 al 90 %).

El modo de propagación del virus se produce al trasmitirse a los seres humanos por animales salvajes. Así, se propaga de persona a persona por contacto directo con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de personas infectadas o por contacto indirecto con materiales contaminados. Mientras el virus esté presente en la sangre, los pacientes son contagiosos.

El intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas oscila entre 2 y 21 días. Los síntomas se caracterizan por fiebre, debilidad intensa, dolores musculares, de cabeza y garganta, vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

La epidemia, que se ha conseguido contener y no ha salido de las fronteras de la RDC, ha supuesto unas 3.400 infecciones confirmadas y más de 2.260 muertes desde que se declaró el pasado agosto de 2018, según el Ministerio de Salud del país africano.

Con la existencia y el contagio del coronavirus, los trabajadores sanitarios de la zona se encuentran actualmente trabajando para evitar su llegada.

Imagen: Pablo Garrigos | Médicos Sin Fronteras

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar