fbpx

En Defensa del Mercado

El mercado en el sector eléctrico es posible y deseable, pero es necesario reformar su diseño actual para que proporcione eficiencia y equidad a la transición energética

No se puede hacer favor más flaco al mercado que confiar en uno en el que la competencia brille por su ausencia.Sin competencia, un mercado se convierte en coartada perfecta para consolidar la posición de empresas incumbentes que disfrutan de rentas que no pueden ser disputadas por sus competidores.

En España, la generación eléctrica en centrales nucleares e hidroeléctricas supone una tercera parte del total. ¿Han competido las empresas eléctricas a la hora de invertir en estas centrales, cuyos ingresos han excedido con creces sus costes de producción e inversión? ¿Asumieron riesgos mercantiles al llevar a cabo sus inversiones que justifiquen tales beneficios? ¿Ha podido algún otro inversor disputarlos desde entonces?

Las primeras hidroeléctricas en España datan de principios del siglo pasado, y la última central nuclear empezó a operar en 1988. La puesta en marcha de estas centrales se hizo bajo la planificación y regulación energética vigente en cada periodo, que generosamente garantizaba la recuperación de sus costes a las empresas propietarias. Tras la creación del mercado eléctrico por la Ley del Sector Eléctrico de 1997, su retribución quedó protegida a través de los Costes de Transición a la Competencia (CTCs). Bajo la previsión de que el precio de mercado se estabilizaría en torno a los 36€/MWh, las centrales existentes percibirían una compensación de 8.664 M€. Ahora bien, si los precios del mercado excedían 36€/MWh, tal exceso disminuiría la cantidad máxima de CTCs autorizada. Pero la segunda parte de la ecuación nunca llegó a aplicarse porque los CTCs se cancelaron prematuramente en 2006 sin la liquidación prevista por la Ley. De hecho, los CTCs excedieron su valor máximo sin que todavía hoy se haya procedido a su liquidación. Esperemos que esta deuda de las empresas eléctricas con los consumidores no haya prescrito desde 2010 cuando debía haberse realizado.

Bajo el diseño actual del mercado eléctrico español, las centrales son despachadas en orden creciente a sus ofertas, y son retribuidas al precio de la mayor – generalmente, reflejo de los costes de producción de los ciclos combinados de gas o de carbón. Con costes muy inferiores a los de las centrales de gas y de carbón, este diseño ha generado una sobre-retribución a nucleares e hidroeléctricas. Con los datos de costes publicados por la Comisión Nacional de la Energía en 2008 y los datos de producción y precios del periodo 2012-2020, la diferencia media entre los ingresos de mercado de nucleares e hidroeléctricas y sus costes de producción ha podido superar los 2.800M€ anuales. La cifra para 2021 sería mayor porque el precio medio del mercado eléctrico duplica la media de precios del periodo 2012- 2020, sin que tenga visos de caer en el medio plazo.

Fuente: Economistas Frente a la Crisis.  Natalia Fabra.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar