fbpx

El proyecto de una canaria para evitar la emigración forzosa de un pueblo senegalés cambia por la llegada del coronavirus a África

Beatriz del Corral Carreras es canaria y fundadora de un proyecto que tiene como objetivo principal evitar la migración de Foundiougne, un pueblo senegalés que cuenta con escasos medios para subsistir. Sin embargo, la actual crisis sanitaria surgida por el COVID-19 ha cambiado todos sus planes para centrarse en uno que requiere mayor urgencia: cubrir la escasez de necesidades básicas.

Así, en un principio, el proyecto consistía en generar una infraestructura económica que permitiese evitar la emigración forzosa a la que se ven sometidas más de la mitad de las familias que ahí residen. Es por ello que, anteriormente, los fondos recaudados irían destinados a una serie de labores: convertir un pequeño recinto en un Hotel Escuela, donde profesionales europeos de varios sectores puedan formar a los jóvenes del pueblo para que ejerzan correctamente las diferentes tareas del sector hostelero; reconstruir este mismo alojamiento para que, a su vez, sea un hotel de “Turismo Eco-Sostenible”; contar con voluntariado que podrá alojarse en el recinto y así colaborar en la limpieza de plásticos, educar sobre la importancia del reciclado en las escuelas, montar una infraestructura de reciclado o ir a hospitales a ayudar a las enfermeras; aportar instalaciones de energías alternativas para que el agua y la electricidad no sean recursos limitados; y, por último, mejorar la infraestructura del recinto con la compra de materiales.

«Hemos tenido que parar el proyecto inicial temporalmente dadas las circunstancias actuales para realizar un acto de urgencia»

Beatriz del Corral Carreras

Por el contrario, con la llegada del coronavirus al continente africano, que cuenta con más de 26.000 contagiados y 1.265 fallecidos -hasta este pasado jueves-, del Corral ha explicado a El Solidario que “hemos tenido que parar el proyecto inicial temporalmente dadas las circunstancias actuales para realizar un acto de urgencia. Este acto de urgencia consiste en cubrir la escasez de necesidades básicas (comida, agua e higiene), pues debido al COVID-19 el pueblo carece de ellas en este momento. Una vez se estabilice esta situación, continuaremos con el proyecto inicial”.

“Yo estoy en contacto diariamente con la familia con la que me hospedé en el pasado en ese poblado. Actualmente, hay muchas familias yendo a su recinto a pedirles comida y ayuda para subsistir. Por el contrario, dicen que aún no hay casos de coronavirus en ese poblado. Aun así, la higiene y la sanidad son muy básicas y están muy poco protegidos para esta pandemia”, ha asegurado.

El proyecto que ya se encuentra en marcha, sólo necesitaría los fondos para empezar a reconstruir. La duración de esta reconstrucción dependerá exclusivamente de los fondos que se puedan recaudar.

Más información sobre el proyecto aquí

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar