fbpx

El presidente de El Salvador autoriza el uso de la “fuerza letal” para controlar las maras

El pasado fin de semana tuvieron lugar más de 40 asesinatos en El Salvador a manos de miembros de las maras. El presidente, Nayib Bukele, autorizó a la Policía y al Ejército a utilizar “fuerza letal” para defender a la población y combatir a las maras. “El uso de la fuerza letal está autorizado para defensa propia o de la vida de los salvadoreños”, comunicó en su cuenta de Twitter. 

A pesar de que el país está en confinamiento para frenar el coronavirus, los pandilleros salieron a la calle para cometer los asesinatos. Bukele reaccionó a través de Twitter, donde comenzó a publicar una serie de tweets en los que mezclaba instrucciones a los funcionarios, órdenes a los soldados, fotos de las cárceles, ataques a la oposición y muy poca información sobre coronavirus. “Las maras están aprovechando que casi la totalidad de nuestra fuerza pública está controlando la pandemia. Tendremos que mover recursos para combatirlos”, escribió para justificar la medida que permite a la policía matar a los pandilleros. 

Nayib Bukele llegó al poder hace 10 meses y, a pesar de que cuenta con un gran apoyo popular, no tiene mayoría en la Asamblea, por lo que no ha podido llevar a cabo muchos de sus proyectos más “restrictivos”. El presidente siempre ha optado por una estrategia autoritaria y de tensión constante, e incluso llegó a tomar la Asamblea rodeado de soldados en febrero. 

El ‘Plan de control territorial’ es una de sus medidas estrella: miles de soldados controlan el país y han logrado disminuir la violencia hasta cifras inimaginables hace diez años, cuando El Salvador era el país con más homicidios del mundo. Pero las maras, con casi 70.000 miembros, decidieron enfrentarse al Gobierno asesinando a más de 40 personas en un fin de semana.

El Gobierno, lejos de asustarse, actuó en las cárceles: “se acabaron las celdas de una misma pandilla, hemos mezclado a todos los grupos terroristas en la misma celda, en todas las cárceles de El Salvador”. El Ejecutivo de Bukele señala a los cabecillas que están en prisión como responsables de ordenar a los pandilleros del exterior a cometer los homicidios, aprovechando que las fuerzas de seguridad están centradas en mantener a la ciudadanía confinada.

Muchos expertos del país opinan que las medidas tomadas sobre las cárceles podrían alterar la disminución de la violencia. El Estado está intentando recuperar el control de las cárceles, donde hay casi 13.000 pandilleros, y que desde hace dos décadas están bajo el mando de las maras. 

Foto: Gobierno de El Salvador

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar