fbpx

El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era es el marxismo del siglo XXI

Autor: El Viejo Topo

El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era es marxismo del siglo XXI: Esta es la definición científica del Partido Comunista de China sobre el significado histórico atribuido al pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era, como así como también ser la primera vez que nuestro Partido para nombrar los últimos resultados de la Sinización del marxismo utiliza «siglo» como parámetro.

Desde su aparición, el marxismo ha superado fronteras geográficas y barreras temporales movido por la fuerza de la verdad, se ha extendido por los cinco continentes y los cuatro océanos sin dejar de evolucionar en el tiempo; ha influido profundamente en el curso general de la historia global, dándole forma racional y cambiando significativamente su apariencia.

Como subrayó el Secretario General Xi Jinping en su discurso en la conferencia conmemorativa del 200 aniversario del nacimiento de Marx: “La riqueza espiritual que nos dejó Marx que tiene más valor y autoridad es sin duda la teoría científica que lleva su nombre: el marxismo. Como un magnífico amanecer, esta teoría ha iluminado el camino de la humanidad en su investigación de las leyes de la historia y en la búsqueda de su propia emancipación.

No es posible decir que las realizaciones teóricas marxistas de cada país y de cada pueblo puedan ser incluidas en los anales del pensamiento de la humanidad y ser consideradas formas del marxismo del siglo, no todas ellas pueden adquirir el título de «Marxismo del siglo».

Para que el marxismo sea definido según el criterio de «siglo», creemos que deben darse tres condiciones: en primer lugar, el objetivo de la investigación teórica debe ser un modelo/muestra representativo del mundo; in secudis, el resultado teórico debe tener valor histórico a nivel global y finalmente, intertiis, que la eficacia de la práctica modifica el mundo real.

Teniendo en cuenta la historia del desarrollo del marxismo en su conjunto y utilizando las tres condiciones anteriores: las doctrinas de Marx y Engels pueden entrar en la definición de «marxismo del siglo XIX»; el leninismo, el pensamiento de Mao Zedong y la teoría del socialismo con peculiaridades chinas, en las que la teoría de Deng Xiaoping representa el resultado original y el contenido fundante, pueden definirse como parte del “marxismo del siglo XX”; finalmente, el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era puede, por tanto, denominarse “marxismo del siglo XXI”.

Es posible definir la doctrina de Marx y Engels como “marxismo del siglo XIX” porque se basa en el modelo clásico del capitalismo mundial del siglo XIX, el modelo de Europa occidental del que Londres es el centro. Es una doctrina que tiene relevancia histórica mundial porque por primera vez resolvió el «enigma histórico» del desarrollo de las sociedades humanas, reveló las leyes especiales del funcionamiento del capitalismo y mostró a toda la humanidad el camino hacia la realización de la libertad y la emancipación. Los resultados prácticos de esta doctrina cambiaron profundamente el mundo real: al ser una teoría revolucionaria y una doctrina para la liberación de la humanidad, lideró el movimiento socialista mundial e impulsó al socialismo a dar un gran salto de la teoría a la práctica.

El leninismo, el pensamiento de Mao Zedong y la teoría del socialismo con peculiaridades chinas, en las que el pensamiento de Deng Xiaoping es el resultado original y contenido fundante, son teorías socialistas que pueden ser consideradas “marxismo del siglo XX” en la medida en que se elaboran a través del estudio de los más grandes modelos del socialismo mundial del siglo XX: la Rusia soviética y China, respectivamente.

Los logros teóricos de estas teorías han tenido trascendencia histórica mundial: han proporcionado la teoría de la revolución democrática, las teorías de la revolución socialista y de la construcción del socialismo adaptadas a las características particulares de cada país y con valor universal; despejaron el camino para la revolución y el desarrollo de Rusia y China.

Estos resultados teóricos y prácticos han cambiado profundamente el mundo real, han guiado al proletariado ruso y chino hacia la construcción, respectivamente, del primer estado socialista del mundo y del mayor estado socialista del mundo. Le permitieron desarrollar y fortalecer la causa del socialismo en el mundo, reescribir profundamente la estructura política internacional y el panorama geopolítico del siglo XX, además de permitirle cambiar profundamente el rostro de los países socialistas y el destino de sus pueblos, inspiró profundamente los movimientos contra el imperialismo, el colonialismo y el feudalismo y los movimientos de liberación nacional de los pueblos oprimidos de todo el mundo, y ha aumentado considerablemente las vías para la modernización de los países en desarrollo.

Con el XVIII Congreso del Partido, el Partido mismo y el Estado experimentaron transformaciones y éxitos históricos: el socialismo con peculiaridades chinas entró así en una Nueva Era.

El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era, el último logro de la sinización del marxismo, ha sido grabado en el mapa teórico del mundo con su gran alcance teórico y práctico, y se ha convertido en la principal forma de marxismo del Siglo XXI. El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para la nueva era se llama «marxismo del siglo XXI» porque está estrechamente relacionado en su tema, relevancia global y efectividad práctica con este siglo.

El socialismo con características chinas para la nueva era representa una nueva era para la China socialista, una nueva era para el desarrollo del socialismo mundial y una nueva era para el desarrollo del marxismo mundial. Nueva era significa la superación de las fronteras geográficas nacionales por el desarrollo de la China contemporánea y la adquisición de un significado global; también indica que China ha demostrado ser digna de convertirse en el pináculo ideológico-teórico capaz de liderar el desarrollo innovador del mundo marxista.

La nueva era representa la transición de China de un gran país a una gran potencia; también debería ser una era de autofortalecimiento y autosostenimiento de la teoría china. Nueva era también significa el avance constante de China hacia el centro del escenario mundial; una era en la que la teoría china trasciende su territorialidad al volverse global.

El nivel de desarrollo de un país depende del nivel de desarrollo de las ciencias naturales así como del de las ciencias filosóficas y sociales. En un país socialista también depende del nivel de desarrollo de la teoría marxista. Un país sin ciencias naturales desarrolladas no puede llamarse a sí mismo vanguardia, al igual que un país sin ciencias filosóficas y sociales florecientes. La China de hoy se está volviendo económica y materialmente poderosa, pero esto no es de ninguna manera todo el sueño que China se ha esforzado mucho por lograr. China no puede transformarse en absoluto en un país materialmente avanzado pero teóricamente miserable, «un país lisiado» sin arte ni partes. El secretario general Xi Jinping enfatizó: «Para lograr nuestros objetivos de desarrollo, no solo debemos ser materialmente fuertes, sino también espiritualmente fuertes”. Una China materialmente fuerte debe ser también una China espiritualmente autosuficiente, culturalmente fuerte y no carente de conciencia teórica. A medida que China se acerca al escenario central del mundo, el pensamiento debe avanzar en su materialidad, el cuerpo no puede entrar en una nueva era subiendo al escenario del escenario mundial cuando la cabeza todavía está atrapada en el pasado, tartamudeando. Si la abundancia material va acompañada de pobreza de pensamiento, si el crecimiento económico va acompañado de un colapso espiritual, y si el crecimiento en volumen va acompañado de pobreza civilizatoria, entonces tal nación no puede ganarse el respeto del mundo y estar orgullosa en el bosque de naciones.

Hoy es necesario pasar de la perspectiva histórica de ser un gran país a la de convertirse en una gran potencia y enfrentarse al clásico discurso internacional según el cual “Occidente es fuerte y nosotros débiles”. China necesita repensar qué papel teórico juega en el mapa ideológico y teórico del mundo, especialmente en el mapa del marxismo mundial, entender cuál es la misión teórica a emprender en el proceso de defensa y desarrollo del marxismo del siglo XXI. En particular, debe evaluarse si el ímpetu enérgico de China hacia el mundo ayudó a que los principios chinos guiaran el espíritu humano; si al seguir haciendo importantes aportes materiales a la humanidad, también estamos contribuyendo al mismo nivel ideológico, teórico y académico; reflexionar sobre cómo nuestro nivel ideológico, teórico y académico puede coincidir con nuestra condición de potencia mundial y civilización antigua; cómo nosotros, como un gran país socialista dirigido por el marxismo, podemos asumir mejor la misión de desarrollar el marxismo en el siglo XXI.

La época es la madre de las ideas, la práctica es la fuente de la teoría. Cada teoría se siente atraída por muy buenos ejemplos/muestras prácticas, cada teórico se acerca al campo de la práctica, pero solo una muy buena práctica puede generar una muy buena teoría y, por lo tanto, generar un muy buen teórico. El verdadero teórico no construye pabellones en el vacío, una excelente teoría siempre se sustenta en una excelente práctica y distingue las épocas con sus refinadas ideas.

El acontecimiento más magnífico de la humanidad sucede precisamente en el siglo XXI, cuando el centro del socialismo mundial se ha mudado aquí, la capital de la investigación marxista se encuentra aquí, el Partido Comunista de este país es el partido más avanzado que lidera el mundo en el desarrollo de la innovación, del marxismo, la forma más nueva de marxismo del siglo XXI de este país es de hecho la forma fundamental del marxismo del siglo XXI.

De cara al siglo XXI, tenemos todas las razones para creer que la historia más maravillosa del mundo ya se ha contado y se seguirá contando en China, que el mayor ejemplo práctico ha sido y seguirá siendo el ejemplo chino, que China bajo el liderazgo del Partido Comunista de China es completamente capaz de completar la tarea de la era, es decir, el desarrollo innovador del marxismo, finalmente que los últimos logros de la sinización del marxismo tienen pleno derecho a ser llamados los logros del «siglo» y llamarlo «Marxismo del siglo XXI».

La historia muestra que la gran época de la transformación de la sociedad debe ser un período de desarrollo de la filosofía y las ciencias sociales, pero también de un gran florecimiento del marxismo a nivel mundial. El mundo de hoy está experimentando un gran cambio sin precedentes, y la China contemporánea está experimentando el cambio social más grande y profundo de su historia, además de llevar a cabo la innovación práctica más ambiciosa y única en la historia de la humanidad. Esta gran práctica, sin precedentes en la historia, sin duda brindará un poderoso impulso y un amplio espacio para la elaboración teórica y la prosperidad académica; formará un terreno fértil y también dará un impulso innovador al desarrollo del marxismo chino. Esta es una era que necesita teorías y seguramente producirá muy buenas teorías,

El marxismo es la esencia espiritual de las edades. En el contexto de una nueva era en la que la nación china avanza hacia el gran rejuvenecimiento, China se ha convertido en el centro de la investigación marxista del siglo XXI, el gran ejemplo de China se ha convertido en el ejemplo seminal destacado por el marxismo del siglo XXI. El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era es ahora la principal forma de marxismo del siglo XXI. Esta es la gran tendencia de la historia y la gran lógica de la teoría.

Las razones básicas por las que el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era se ha convertido en el «marxismo del siglo XXI» son las siguientes:

Primero, el objeto de investigación de este pensamiento es el excelente ejemplo chino, el mayor ejemplo global del siglo XXI.

Desde el XVIII Congreso del Partido, el Comité Central, con el camarada Xi Jinping en el centro, ha unido y hecho avanzar al pueblo chino. El Partido y el Estado han logrado los milagros del rápido desarrollo económico y la estabilidad social a largo plazo, además de escribir la historia de la contribución de China a la causa de la paz mundial y el progreso humano. El ejemplo chino ha surgido de una realidad única y sin igual en la historia de la humanidad: una economía de dimensiones excepcionales, una larga historia, un vasto territorio, una población inmensa, una estructura étnica y religiosa extraordinariamente multifacética y una cultura de linaje y tradición ininterrumpida. El ejemplo chino es diferente del ejemplo occidental representado por Estados Unidos y Gran Bretaña y no es posible usar doctrinas occidentales para explicar el milagro chino; el ejemplo chino es diferente al latinoamericano representado por estados como Argentina y Chile, pues el llamado Consenso de Washington y las doctrinas neoliberales son totalmente ajenas a China; también difiere del ejemplo del este asiático del propio Japón, en el que el llamado andamiaje explicativo del capitalismo confuciano no puede explicar la realidad china; finalmente, el modelo chino también es diferente del modelo socialista soviético tradicional, cuya doctrina no puede esclarecer completamente los acontecimientos en la China contemporánea.

Segundo. El valor teórico de este pensamiento tiene relevancia histórica mundial: para resolver los problemas comunes de toda la humanidad se ha brindado una solución basada en la sabiduría china que tiene como propósito contribuir a la construcción de un mundo mejor. El PCCh es un partido que trabaja por el bienestar del pueblo chino y lucha por el progreso de la humanidad. Siempre ha tenido la misión de hacer nuevas y mayores contribuciones a la humanidad. De hecho, desde el 17º Congreso del Partido, el Secretario General Xi Jinping ha presentado muchas ideas, propuestas y soluciones nuevas que reflejan la posición de China, la sabiduría china y los valores chinos en torno a los grandes problemas que afectan el desarrollo de China y del mundo. El concepto de construir una comunidad humana con un destino común; la iniciativa de cooperación internacional “One Belt, Un camino»; el esfuerzo por construir un nuevo modelo de relaciones internacionales; una visión de la gobernanza global basada en el consenso, la construcción colectiva y el compartir; la creación de una comunidad para la salud humana, etc.

Toda una serie de ideas y soluciones adelantadas por China para resolver los grandes problemas de la humanidad y desenredar las difíciles cuestiones de un mundo confuso y desorientado. El aporte ideológico y la producción teórica del pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era ha permitido al mundo avanzar hacia el descubrimiento de “China en la academia”, “China en la teoría” y “China en la filosofía” y en “las Ciencias Sociales». También permitió que el mundo aprendiera más sobre «las contribuciones de China a la civilización humana». Tenemos todas las razones para creer que el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era tiene relevancia mundial y ciertamente ocupará un lugar clave en el cofre del pensamiento humano, así como en la genealogía del pensamiento marxista mundial.

En tercer lugar, la efectividad de este pensamiento en la práctica ha cambiado profundamente a China y al mundo: el socialismo con características chinas para la nueva era se ha convertido en el pilar del socialismo mundial hacia el fortalecimiento/revitalización.

El socialismo mundial durante sus 500 años ha enfrentado un tortuoso camino que lo ha llevado de ser fantasía a transformarse en ciencia; de ser teoría a convertirse en práctica; de ser la práctica en un país a extenderse por muchos países; y de sufrir graves reveses a salir paulatinamente de fases depresivas. No hace mucho, el colapso de la Unión Soviética y las dramáticas convulsiones en Europa del Este llevaron al socialismo mundial a la decadencia, el socialismo científico fue aplastado y alguien declaró «el fin de la historia» afirmando que «el siglo XX terminará con la derrota del socialismo y el triunfo del capitalismo». Otros más argumentaron que la China socialista también colapsaría según un «efecto dominó», y que los nueve meandros del río Amarillo desembocan finalmente en el mar. La historia nunca sucumbirá a la «lógica a priori» proveniente de Occidente, sino que evolucionará siempre según sus propias leyes; no será un cerco ensordecedor quien ganará al socialismo científico. A través de la praxis, ésta revelará cada vez su formidable vitalidad y probará su veracidad. «Hasta que caiga el socialismo chino, el socialismo en el mundo siempre se mantendrá». Hoy, el gran éxito alcanzado por el socialismo con peculiaridades chinas ha permitido escribir el capítulo más espléndido de 500 años de socialismo mundial. La batalla entre dos caminos, dos ismos y dos sistemas en el mundo está generando cambios profundos a favor del socialismo, y la gran energía del socialismo científico está resurgiendo de las manos de los comunistas chinos contemporáneos. Mirando al futuro, bajo la guía del pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para la nueva era, el logro definitorio de la plena realización de un poderoso estado socialista moderno demostrará indudable y elocuentemente la única gran conclusión: ¿es el socialismo realmente mejor que el capitalismo? ¡Ninguna fuerza detendrá la victoria del socialismo y el desarrollo y crecimiento del socialismo con peculiaridades chinas!

La solución china es el primer elemento del pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era, aquí considerado “Marxismo del siglo XXI”.

La llamada solución de China se refiere específicamente a las ideas o acciones de China para resolver los problemas comunes de la humanidad y promover el desarrollo pacífico en el mundo a medida que se acerca al centro del escenario mundial. La solución china a la que se hace referencia no es un programa orientado hacia los problemas chinos, sino un programa dirigido a problemas humanos comunes.

Hoy en día, los problemas globales a los que se enfrenta la humanidad se manifiestan de forma destacada como déficits de gobernanza, confianza, paz y desarrollo. Por el contrario, el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era trae la sabiduría china para resolver los problemas comunes de la humanidad y brinda una solución china para construir un mundo mejor.

Primero, la solución china a la gobernabilidad. El sistema tradicional de gobernanza global está dominado por países desarrollados, con varias reglas injustas y fallas institucionales, un exceso de gobernanza global y déficits de gobernanza coexistentes, y un déficit de gobernanza de larga data. La lógica occidental de gobernabilidad, dominada por las grandes potencias y gobernada por muchos partidos, no está en línea con los principios de la justicia global y no refleja los nuevos cambios en la lucha internacional por el poder. ¿Cómo se puede resolver el déficit de gobernanza global? El secretario general, Xi Jinping, enfatizó que «debemos promover la democratización de las relaciones internacionales y no comprometernos con el ‘dominio de un país’ o el ‘dominio compartido por unas pocas partes’». Todos los países deben tener en común el destino del mundo, todos los países deben redactar conjuntamente las normas internacionales, todos los países deben gobernar los asuntos mundiales de manera conjunta y todos los países deben compartir conjuntamente los frutos del desarrollo». El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para una nueva era defiende el concepto de gobernanza mundial basada en el consenso común, la construcción y el intercambio, y afirma que los asuntos de la comunidad internacional deben ser discutidos por los pueblos de todos los países, no por una familia, o por unos pocos. El Foro de Cooperación China-África y la Cumbre de la Franja y la Ruta sobre Cooperación Internacional iniciada por China son ejemplos de la puesta en práctica del principio del consenso común.

En segundo lugar, la solución china sobre la confianza. En el mundo actual, los intereses humanos están entrelazados, los destinos se comparten y las relaciones se entrelazan. Sin embargo, algunos países occidentales se aferran a una mentalidad de juego de suma cero, defienden la ley de la jungla por la que el ganador se lo lleva todo, intimidan a los pequeños con los grandes, intimidan a los débiles y sacrifican la justicia por el beneficio. La competencia y los conflictos internacionales van en aumento, la competencia geopolítica es cada vez más evidente y la confianza y la cooperación en la comunidad internacional se han erosionado. «Solo intereses eternos, no amigos eternos» es considerado por Occidente como la ley predominante de las relaciones internacionales, «la patria primero» se ha convertido abiertamente en la filosofía de gobierno de las potencias occidentales individuales. Con sus propios intereses en el centro, se han retirado arbitrariamente de grupos y violado tratados, ignorando la justicia global y creando una crisis de confianza. ¿Cómo se puede resolver el déficit de confianza global? El secretario general, Xi Jinping, subrayó que «la confianza es el mejor pegamento en las relaciones internacionales». El pensamiento socialista con peculiaridades chinas para una nueva era de Xi Jinping aboga por un concepto correcto de justicia [o rectitud] y ganancias, poniendo la justicia en primer lugar y logrando un equilibrio entre la justicia y las ganancias para construir una asociación global de destino compartido; pretende priorizar el respeto mutuo y la confianza, insistiendo en encontrar puntos en común manteniendo las diferencias, encontrando puntos en común y resolviendo diferencias, mejorando la estrategia de confianza y reduciendo la sospecha mutua. El concepto correcto de justicia y confianza propuesto por China es una trascendencia del concepto occidental de intereses y la ley de la selva. Proporciona las pautas correctas para que todos los países del mundo confíen unos en otros, avancen juntos y construyan juntos un mundo mejor. El Banco Asiático de Inversiones, el Banco BRICS y el Fondo de la Ruta de la Seda establecidos bajo el liderazgo de China son manifestaciones importantes de la práctica del concepto correcto de rectitud y beneficio, mejorando la estrategia de confianza y reduciendo la sospecha.

En tercer lugar, la solución de paz de China. El orden de seguridad mundial dominado por Occidente se ha basado en un concepto único de seguridad, enfatizando que la hegemonía conduce a la estabilidad mundial, que las alianzas pueden brindar seguridad absoluta y que las potencias occidentales no son responsables de garantizar la seguridad de países que no sean sus aliados. Hoy en día, el desarrollo pacífico y la cooperación de ganar-ganar se han convertido en la tendencia de los tiempos, pero el mundo sigue siendo muy inestable, con conflictos regionales y guerras locales que continúan, la «Espada de Damocles» de la guerra aún pende sobre las cabezas de la humanidad, y el déficit de paz sigue siendo grave. ¿Cómo se puede resolver el déficit de paz global? El Secretario General Xi Jinping enfatizó que la paz es un valor común para toda la humanidad, y que “un país no puede estar seguro mientras que otros no lo están, o un país seguro mientras que otro no lo está, y mucho menos buscar su propia supuesta ‘seguridad absoluta’ a expensas de la seguridad de otro país”. El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas en la nueva era defiende el concepto de «diálogo sin oposición y asociación sin alianza» en los intercambios internacionales, que ha trascendido el mecanismo de alianza occidental y la mentalidad de la Guerra Fría; apoya el nuevo concepto de seguridad «común, integrada, cooperativa y sostenible», que ha trascendido el concepto exclusivo de seguridad occidental.

En cuarto lugar, la solución china al desarrollo. Durante mucho tiempo, Occidente ha perseguido la lógica de desarrollo de evolución gradual y desarrollo lineal, creyendo que la modernización es un proceso evolutivo de una línea, desde la tradición hasta la modernidad, con los países desarrollados ocupando la mayor parte de la zona superior de la cadena industrial global y en desarrollo, con países que permanecen durante mucho tiempo en la parte inferior, ampliando así la brecha de desarrollo entre el Este y el Oeste. En la actualidad, el pensamiento antiglobalista se está extendiendo, los efectos negativos del proteccionismo son cada vez más evidentes y la desigualdad en la distribución del ingreso y el desequilibrio en el espacio de desarrollo se han convertido en los problemas más importantes del desarrollo económico global. ¿Cómo se puede resolver el déficit de desarrollo global? El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para la nueva era aboga por el concepto de desarrollo de «innovación, coordinación, ecología, apertura e intercambio» y el concepto de cooperación de «apertura, integración, beneficio mutuo y ganar-ganar», contribuyendo con términos chinos reescribir la lógica del desarrollo occidental; La iniciativa de China de establecer el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura ha inyectado impulso chino en la lenta economía mundial. La iniciativa de cooperación internacional «Un cinturón y una ruta» de China ha sido una contribución china para eliminar el déficit de desarrollo global.

El principio central que atraviesa estos cuatro programas es la idea de una comunidad de destino humano. La Comunidad del Destino Humano es la esencia y el alma de otros programas concretos de China, y es la contribución integral de China al mundo. El significado teórico y práctico de la propuesta del Programa de China es muy significativo. Sin el programa/solución chino, la teoría china no puede salir de su estrecho nacionalismo y convertirse en una teoría mundial universal, sin la cual será difícil llevar el título de marxismo del siglo XXI.

El marxismo es la riqueza común legada al proletariado mundial por Marx y Engels, y el desarrollo del marxismo es la causa común de los marxistas de todo el mundo. Al entrar en una nueva era, China se ha convertido en una meseta teórica para el desarrollo innovador del marxismo en el siglo XXI, lo cual es un gran honor y una noble misión para los comunistas chinos. Al mismo tiempo, debe entenderse que China no es de ninguna manera la única posición del marxismo en el mundo en el siglo XXI. Los comunistas chinos son los sucesores más fieles y los mayores promotores de la gran causa iniciada por Marx y Engels; los marxistas de todo el mundo también son fieles herederos del marxismo.

El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas en la nueva era es el marxismo del siglo XXI y tiene un significado mundial, pero esto no excluye ni influye en los partidos marxistas de otros países para defender y desarrollar el marxismo del siglo XXI a partir de sus propias realidades nacionales. El marxismo nunca terminó en la verdad, Marx y Engels nunca entregaron dogmas preenvasados, y la victoria del marxismo en diferentes países y nacionalidades depende de que los marxistas de cada país entiendan la situación de cada país y resuelvan sus respectivos problemas a partir de la realidad de sus países. La causa iniciada por Marx y Engels es un proyecto para cambiar el mundo. Combinar las verdades universales del marxismo con las realidades específicas de cada país es un proceso interminable, y la historia de la localización y nacionalización del marxismo no terminará. Mientras que la forma nacional del marxismo se enfoca en resolver los problemas particulares de la nación, la forma secular del marxismo también se enfoca en resolver los problemas universales de toda la humanidad. La forma secular del marxismo no puede usarse para reemplazar la forma nacional del marxismo y negar o devaluar la importancia de la indigenización del marxismo; ni se puede utilizar la forma nacional del marxismo para disolver la forma secular del marxismo y negar o devaluar el significado humano del marxismo en el siglo XXI. La forma secular [en el sentido de siglo] del marxismo también se enfoca en resolver los problemas universales de toda la humanidad.

El pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para la nueva era constituye la corriente principal, el cuerpo principal y la columna vertebral del marxismo mundial del siglo XXI. El marxismo es una gran familia de teorías, con las doctrinas de Marx y Engels como fuente general: luego Marx y Engels, luego Lenin y Stalin y luego Mao Zedong, Deng Xiaoping, Jiang Zemin, Hu Jintao y Xi Jinping como columna vertebral. Además, hay varios afluentes y ramas del marxismo. Cada línea tiene su propio valor de existencia independiente, y cuando las líneas se integran juntas, constituyen el espectro ideológico completo y el marco teórico del marxismo mundial.

Fuente: He Yiting

Enlace: https://www.elviejotopo.com/topoexpress/el-pensamiento-de-xi-jinping/

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar