fbpx

El Palacio de Hielo de Madrid se convierte en morgue por el coronavirus

El centro comercial ubicado al norte de Madrid, el Palacio de Hielo, se convierte, durante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, en una gran morgue debido al colapso de las funerarias. Así, la pista de hielo de 1.800 metros cuadrados es la utilizada como morgue principal, pues puede llegar a unos -8 a -10 °C y servir de cámara frigorífica para conservar cuerpos. El espacio ha sido cedido por la empresa concesionaria para tal efecto y, según informó ABC, almacenará los cadáveres de los fallecidos por el coronavirus ante la imposibilidad de incinerarlos o inhumarlos en los plazos previstos. La decisión de la transformación proviene del Gobierno de la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Defensa.

La improvisada morgue se encuentra a quince minutos de Ifema, donde se ha puesto en marcha, en varios pabellones, un hospital de emergencia que cuenta con más de un millar de camas – el mayor de España -.

La Unidad Militar de Emergencia (UME) y la Comunidad de Madrid controlarán este depósito provisional, que se organizará por sectores y contará con un único acceso para la entrada y salida de féretros.

Fuentes del Ejecutivo que encabeza Isabel Díaz Ayuso explicaron que se solicitó autorización al Ayuntamiento de Madrid y, tras el visto bueno de Sanidad, el acuerdo se formalizó el pasado viernes y se comenzó a habilitar la zona para entrar en funcionamiento en la mayor brevedad de tiempo posible.

“Se trata de una medida temporal y extraordinaria encaminada, fundamentalmente, a mitigar el dolor de los familiares de las víctimas y la situación que se registra en los hospitales madrileños”, informaron desde la Comunidad de Madrid en un comunicado.

Según un informe no preceptivo de la Gerencia de Madrid Salud del Ayuntamiento de la capital, los cadáveres se apoyarán sobre una superficie técnica de material polimérico, con un grosor de entre 2 y 3 centímetros, con el fin de evitar el contacto directo con el hielo. El sistema acordado consiste en salir a recoger el fallecido, que ha sido identificado con el mismo nombre para trazar una trazabilidad adecuada de los cadáveres, y después se trasladará nuevamente a la morgue. Aquí serán organizados por sectores hasta la salida para su destino final.

Imagen: CHINATOPIX (AP)

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar