fbpx

El mar que nos separa no puede ser un muro

Autora: Kiovaysa Santana

La Policía de Mogán ha sacado en la tarde de ayer a 197 personas. Estos se encontraban hacinados en el puerto de Arguineguín, pero fueron llevados a la plaza de La Feria en Las Palmas de Gran Canaria sin un lugar donde poder pasar la noche y por ello, han acabado acampados ante la sede de la Delegación del Gobierno central en Canarias y cerca del consulado de Marruecos. Se justifican diciendo que esto era una medida puntual debido a la sobresaturación del lugar. La salida de este grupo de personas de las instalaciones no siguió el procedimiento ya que no se coordinó con la Secretaría de Estado de Migraciones, que no tenía previsto su traslado a un recurso de acogida. Las instalaciones portuarias se encuentran, en la actualidad, ocupadas por más de dos mil trescientas personas que aguardan la reseña de la policía, el resultado de las PCR y la asignación de una plaza de acogida. Hay casi tantas personas en el puerto hacinadas que en el pueblo viviendo.
El concejal de Seguridad de Mogán, Mencey Navarro, ha denunciado a Efe que el grupo quedó en la calle sin ningún tipo de recurso (comida, bebida…). Tras tener constancia de lo sucedido, la Secretaria de Migraciones dio instrucciones de recoger a estas personas y derivarlas al sistema de acogida. El presidente autonómico de las islas Canarias, Ángel Víctor Torres, está realizando gestiones de emergencia para que esta noche los y las inmigrantes no tengan que dormir en la intemperie, después de que el Ministerio de Interior decidiera dejarlos en la calle al no contar con plazas en el sistema de acogida.
Decenas de vecinos y vecinas acudieron a la plaza para poder llevarles comida. Han llevado bolsas de supermercado con diferentes alimentos como papas fritas, galletas, pan, leche, etc. Recibiendo como respuesta la gratitud de todos y todas. Poco tiempo después, se ha producido la llegada del personal de Cruz Roja.
Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria, ha comunicado que está en contra de este desprecio continuado a los migrantes y a la propia isla. Exige la dimisión de los responsables y la solución de la crisis actual que, según su opinión, la respuesta está en derivarlos a la Península y no en abandonarlos en la calle. Por su parte, Ángel Víctor Torres, pidió que se aclare lo ocurrido u que no vuelva a suceder.
Por su parte, el Sindicato Unificado de Policía ha comunicado que no se puede poner en la calle a los migrantes sin ningún tipo de alojamiento ni alimentación, ya que en su opinión, esto genera rechazo social, xenofobia e inseguridad ciudadana. Fuentes del Ministerio de Interior han informado de que se ha dado la orden para que se realicen los trámites pertinentes para conocer los detalles de la situación acontecida.
Una de estas personas migrantes, Hamza, titulado en informática de 25 años procedente de Marrakech, comentaba que había llegado el 7 de noviembre a nuestra isla y que lleva desde entonces en el muelle, como en una prisión. Othman, otro de los inmigrantes que acudieron a la plaza de la Feria, nos pedía perdón por molestar, diciendo que ellos no querían estar aquí.

En la Constitución Española se encuentran recogidos los derechos de vida digna, de vivienda y Amnistía Internacional recoge los derechos de estas personas. Lo acontecido ayer por un «error» burocrático, ha sido u acto inhumano. Gracias a todos los vecinas y todas las vecinas de la Feria por demostrar que tenemos las manos abiertas a la hora de ayudar a quienes se juegan la vida por venir a nuestra tierra. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar