fbpx

El coronavirus se apodera de la noche, Más de la mitad de los brotes se dan en fiestas.

Autor: Arian José Alonso Luis.

Normalmente, se suele pensar que en la noche se está más seguro a la hora de enfrentarnos al Covid-19 debido a que la mayoría de la gente está en sus casas descansando para el día siguiente. En España, no es así, ya que desgraciadamente, más de la mitad de los brotes que ha habido en nuestro país se refieren a fiestas privadas, botellones o vida social. De hecho, en las últimas semanas se han producido en lugares de ocio nocturno como pueden ser discotecas, bares, restaurantes donde en muchos de ellos no exista la distancia de seguridad, donde es difícil evitar las aglomeraciones y las mascarillas brillan por su ausencia. Ahí es cuando nos podríamos preguntar, ¿donde están las fuerzas de seguridad del Estado para poner fin a todas estas irresponsabilidades? le respuesta es compleja ya que sólo aperecen cuando no se les necesita.

Según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, más de la mitad de los brotes se han producido hasta el momento por reuniones familiares y de amigos (Ordizia, Socuellamos, Burjassot, Fuerteventura, Tudela…), una buena parte de estas, nocturnas para evitar el calor. A estas, se han sumado las celebraciones juveniles de todo tipo como la fiesta de fin de bachillerato (la última en Córdoba), de la EVAU (Zarautz, Caspe) o sencillamente, porque sí en algún botellón organizado por las redes (Pamplona, Huesca…). Está claro que los jovenes somos el futuro, ¿Pero lo estamos demostrando? según las datos parece que no. La realidad es que según algunas encuestas, los jóvenes son los que menos medidas de seguridad están tomando.

Lo que no es considerado una actividad esencial son los locales nocturnos, los últimos en abrir tras el periodo de desescalada y los primeros en cerrar cuando los brotes se descontrolan (Catalunya, Aragón). En el resto de las comunidades que, a día de hoy tienen controlados los brotes, sus ayuntamientos han decidido incrementar la vigilancia para evitar que se cumplan las medidas sanitarias establecidas en los locales de ocio (aforos, mascarillas y distancia) y perseguir como nunca antes habían hecho los botellones. Así lo está haciendo Toledo, Ciudad Real, Cáceres, Mérida, Alcalá de Henares, Jaén, por citar algunos de los municipios que han declarado la guerra al botellón. Pero esto no acaba aquí, ya que por ejemplo, en el sur de Tenerife, la oleada de turistas es enorme, los cuales vienen aquí de vacaciones, y eso significa fiesta, por lo que se han producido aglomeraciones masivas en bares donde en cualquier momento se puede generar un brote y que nuestra Isla entre en retroceso.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar