fbpx

El coronavirus desdibujó el auge de una ultraderecha europea que ahora se esmera en remontar

Las formaciones ultras no logran capitalizar la inquietud ciudadana en Italia y Alemania, mientras que en Francia el Reagrupamiento Nacional aguanta como alternativa.

La derecha populista europea ha cosechado desigual suerte en sus estrategias ante la crisis del coronavirus. En Italia, el líder de la Liga, Matteo Salvini, descolocado por la caída en los sondeos y el crecimiento de su socia y rival, Giorgia Meloni, se proclama ahora a la desesperada heredero de Berlinguer. El partido ultra Alternativa para Alemania (AfD) también cae en las encuestas y no consigue sacar rédito de sus críticas a la gestión gubernamental de la pandemia y los ataques a la canciller, Angela Merkel. Mientras, en Francia, la jefa de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, resiste como principal rival de Emmanuel Macron pese a los mediocres resultados en las locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar