fbpx

El Archipiélago Canario endurece el control sobre los botellones y las fiestas privadas.

Autor Arian José Alonso Luis.

El gobierno de Canarias tras verse envuelto en un país repleto de brotes del Covid-19, busca intentar mantener esa seguridad que tenemos los habitantes canarios y así poner freno a la gran cantidad de contagios que están apareciendo. El Ejecutivo valorará hoy en el Consejo de Gobierno si obliga el uso de la mascarilla entre los ciudadanos como en el resto de las comunidades autónomas, pero lo que sí va a intensificar y endurecer es el control sobre los botellones de los jóvenes, las reuniones familiares en asaderos, los recintos cerrados y locales de restauración y ocio nocturno que incumplen las normas y que son los principales focos de los nuevos contagios.

Sanidad está muy preocupada con todo lo ocurrido en estas ultimas semana y se centra en las aglomeraciones que se forman en los alrededores de discotecas y locales de ocio nocturno sin respetar las distancias ni las medidas de protección. También las fiestas familiares y de amigos, los espacios cerrados y aquellas terrazas y locales de restauración en los que se ha detectado que no se cumplen con la separación obligatoria de las mesas. Sabiendo que en agosto muchas personas están de vacaciones hay probabilidades de que exista un notable incremento de las concentraciones en zonas turísticas y lugares de ocio, por lo que el Ejecutivo aprueba medidas para intensificar los controles por parte de las fuerzas de seguridad, que contarán con directrices más claras y más facilidades para poder disolver las aglomeraciones e imponer sanciones.

Es preocupante ver como se llenan las terrazas y hay aglomeraciones de grupos de personas por la calle sin respetar las medidas o el uso de mascarilla como si no hubiera pasado nada, vivimos en un mundo tan hipócrita que hasta que sientes el problema en primera persona no somos capaces de respetar y cumplir con las normas. En parte todo esto es culpa de la responsabilidad de aquellos adolescentes que salen a la calle a jugar o a quedar con sus amigos y sus progenitores no les exigen que cumplan las normas, lo que desemboca en un foco de contagios en lo que los menores de edad ya ocupan un buen porcentaje. No hablar de como quedan las zonas donde se realizan esos botellones lleno de basuras, como si eso fuera un vertedero.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar