fbpx

“El 80% de las víctimas de esclavitud son mujeres y niñas”

En el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil (16 de abril), asociaciones como dtproject luchan para defender proyectos que mejoren la vida de aquellos que no tienen voz. Esta organización sin ánimo de lucro utiliza el arte como aliado en todas sus formas, de ahí su slogan “el arte al servicio del prójimo”. De esta forma, el arte se convierte en un canal de información y concienciación, en proyectos audiovisuales y en colaboraciones con otras organizaciones nacionales e internacionales que trabajan en intervención directa en zonas de riesgo.

Tirsa Tapia, graduada en Bellas Artes e integrante de dtproject, ha explicado a El Solidario la lucha diaria de su asociación en temas como lo es el de la esclavitud infantil, así como las devastadoras consecuencias de ésta.

¿Cree que se habla poco sobre la esclavitud infantil?

Creo que el simple hecho de asumir como realidad que la esclavitud es un hecho en nuestros días ya es importante. Mucha gente no conoce esta realidad y ese es uno de los mayores problemas que la sustentan. Ahora, admitir su existencia no es suficiente. La esclavitud en su definición más general está en todas partes. Ningún país ni sociedad está exento de ella.

Actualmente, vivimos en la etapa con más esclavitud de la historia, hablando de más de 46 millones de personas, entre los que, sin duda alguna, entra en un elevado porcentaje la infancia y, en especial, las niñas (el 80% de las víctimas son mujeres y niñas). Esta esclavitud está disfrazada de una forma distinta a la que probablemente conocíamos, pero tan cruel y despiadada como tal vez nunca imaginamos. Explotación sexual, niños soldados, servidumbre, trabajos forzosos, matrimonio infantil… A todas estas situaciones se enfrentan a diario millones de niños. Estamos tratando, desgraciadamente, con uno de los “negocios” más lucrativos y crecientes del mundo y con una absoluta y completa vulneración de los derechos humanos.  

¿Qué tipo de actividades o iniciativas toma vuestra asociación en un día como lo es el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil?

Uno de los mayores problemas de realidades como la esclavitud infantil es el desconocimiento y la falta de información, así que, desde nuestra asociación, tratamos fundamentalmente el terreno de la prevención y la sensibilización.  

Este año, por ejemplo, una de nuestras integrantes y protagonista de nuestro tercer proyecto audiovisual “Sophia mantente viva”, estuvo hablando para ONU Mujeres en Bangkok, Tailandia, sobre su historia como víctima de esclavitud infantil y su proceso hasta ahora, incentivando al mundo a formar parte de la solución.

¿Y un ciudadano? ¿Qué podría hacer para unirse a esta lucha?

Podemos encontrar esclavitud infantil en la prostitución, donde menores de edad son vendidas en sus países de origen, trasladadas y explotadas en las calles de nuestro país. Podemos encontrar esclavitud infantil en la pornografía, un oscuro mundo que no solo fomenta el pago por sexo (y con ello la esclavitud con fines de explotación sexual) y denigra las relaciones, sino que en sí misma está llena de redes de trata que operan a través del mundo del porno. Y, por supuesto, entre otras cosas, podemos encontrar esclavitud infantil en los productos que consumimos, como por ejemplo, el chocolate.

Muchas veces, de forma consciente o inconsciente, legitimamos la esclavitud normalizando ciertas realidades que no deberían ser normalizadas. Nosotros, como ciudadanos, debemos posicionarnos y decidir qué tipo de sociedad queremos crear, hasta qué punto estamos dispuestos a llegar y qué cosas estamos dispuestos a permitir. Y con ello tomar acciones que, empezando por nosotros, fomenten el cambio.

¿Qué responsabilidad tienen las empresas ante esta situación?

Hace poco escuchaba a alguien decir “utiliza tu empresa como una herramienta de cambio”. Por ejemplo, tengo un amigo que tiene un restaurante en Barcelona y que, hace ya muchos años, decidió que no invertiría en chocolate que no estuviera certificado como comercio justo. Esto significa que, desde entonces, ha invertido miles de euros en toneladas y toneladas de chocolate libre de esclavitud. Como dice él en una metáfora muy desafiante, “podrá parecer una tontería, pero podrían haber sido toneladas de chocolate de un sabor muy amargo…”

Por otro lado, empresas como Uber o Delta Airlines, ambas destinadas al transporte de personas, decidieron dar formación a sus empleados para la detección e identificación de víctimas de trata, víctimas de esclavitud, de tal manera que instantáneamente se impida su traslado, impidiendo alimentar las tácticas de los tratantes y las redes de tráfico de personas.  

Y por último, y esta es una de mis favoritas, tengo que admitirlo, American Express prohibió los pagos de sitios web que promueven la venta de sexo, de tal manera que nadie con sus tarjetas pueda impulsar el “mercado del sexo”.

¿Muchos de estos niños se ven obligados a trabajar porque son un sustento para sus familias? ¿Existen algunos otros motivos por los cuales los niños se vean obligados a soportar este ambiente?

Creo que muchas veces tratamos de abordar estos temas desde la globalidad, y es complicado, porque se trata de realidades complejas que necesitan respuestas y análisis complejos.

Las situaciones de vulnerabilidad a la que se enfrentan millones de niños en el mundo conllevan circunstancias inimaginables que reúnen una serie de fenómenos que se entrelazan entre sí como la pobreza, la esclavitud o la migración forzada, sin hablar de los conflictos y otros desplazamientos.

Todo esto suena distinto cuando conoces a las víctimas de primera mano, te cuentan sus historias, visitas sus casas y formas parte de sus vidas. Es algo que no puedes olvidar jamás.

¿Y lo Gobiernos qué pueden hacer al respecto?

Creo que una de las principales iniciativas que deben tomar nuestros gobiernos en este tema es trabajar en una ley integral contra la esclavitud y en fomentar y potenciar la concienciación e información en pro de los derechos humanos, invirtiendo en sociedades responsables y consecuentes. Pero, como bien decía antes y sin eximir de la responsabilidad a estos, el papel que jugamos cada uno de nosotros es fundamental.

Como bien dijo William Wilberforce, un hombre que dedicó toda su vida a la lucha contra la esclavitud en el Reino Unido: “Puedes elegir mirar hacia otro lado, pero ya nunca podrás decir que no lo sabías”.

Fotografía: Tomada por el equipo de dtproject en Tailandia. En la imagen, niños de las tribus mlabri en la frontera con Laos, donde los niños se compran y se venden.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar