fbpx

Disturbios en Washington entre partidarios y detractores de Trump

Autora: Tania Falcón

Nueva noche de disturbios y violencia en Washington, la capital de Estados Unidos, tras la gran manifestación de apoyo a Donald Trump y de denuncia del supuesto fraude electoral del sábado. Contra manifestantes de izquierda radical se enfrentaron a varios grupos de partidarios del presidente a lo largo de la noche y en varios puntos de la ciudad, provocando incluso una queja del propio Trump, quien dijo en Twitter que los agresores fueron «basura antifascista de izquierda radical».

A primera hora de esta mañana la policía del Distrito de Columbia, capital federal, informó de que durante esas peleas hubo 20 arrestos, algunos de portadores de armas de fuego, y un apuñalamiento grave. Los disturbios duraron hasta el amanecer, sobre todo concentrados alrededor de la Casa Blanca, donde los críticos del presidente han creado un punto de protesta permanente.

La manifestación de la mañana sí fue pacífica, sin grandes incidentes. Decenas de miles de personas caminaron desde la plaza de la Libertad, junto a la Casa Blanca, hasta la Corte Suprema, para pedir que esta tome medidas contra lo que consideran un fraude electoral. Aunque hubo algún altercado aislado, que no llegó a las manos, fue al caer la noche cuando grupos de izquierda pasaron a contramanifestarse.

Partidarios del presidente, que cenaban en terrazas, fueron agredidos verbal y hasta físicamente, según dijeron algunos testigos que mostraron vídeos en redes sociales. Los agresores incluso les lanzaron petardos y fuegos artificiales, provocando el pánico en algunos restaurantes del centro de la capital. Otros vídeos mostraban insultos y agresiones a familias entre las que había menores de edad.

En la manifestación participó también un grupo violento, conocido como Proud Boys (Chicos Orgullosos) que viste con atuendo militar y suele concentrarse armado hasta los dientes. Washington, la capital, no permite portar armas de forma abierta, sólo ocultas y siempre con licencia en vigor. Los Proud Boys se desplegaron alrededor de la Casa Blanca para proteger a los partidarios de Trump y enfrentarse a lo que ellos mismo calificaban de «antifascistas».

Cuando, en el primer debate electoral, el moderador le preguntó al presidente si estaba dispuesto a denunciar el supremacismo y distanciarse de los Proud Boys, Trump sólo dijo: «Proud Boys, den un paso atrás y queden atentos». Fue una respuesta extraña, y ese lema, «un paso atrás, y atentos», figuraba ayer en decenas de camisetas de los integrantes de ese grupo tipo milicia.

Los partidarios del presidente han denunciado que esos enmascarados son también parte del movimientoBlack Lives Matter, o «Las vidas negras importan», que organizó y mantuvo viva la protesta racial tras la muerte de George Floyd bajo custodia policial el pasado mes de mayo. El lugar de protesta permanente instalado frente a la Casa Blanca se llama, de hecho, Plaza Black Lives Matter.

En un patrón que se repitió toda la noche, cuando los partidarios del presidente intentaban entrar en ese punto de protesta ante la Casa Blanca, quienes estaban ya allí les rociaban con agua, les lanzaban botellas y piedras, les arrebataban las gorras y banderolas, y les expulsaban. Allí se produjeron los peores altercados.

Por la noche, el presidente lamentó en Twitter: «La basura antifascista huyó cuando intentaron atacar a la gente en la marcha pro-Trump, porque esa gente se defendió. Antifa esperó hasta que cayó la noche, cuando el 99% se había ido, para atacar a personas inocentes. La policía debe hacer su trabajo».

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar