fbpx

Día mundial de los océanos: esa alcantarilla es el principio del mar.

Hoy es el Día Mundial de los Océanos y no puedo evitar acordarme de un viaje que tuve la suerte de hacer el verano pasado. Nos embarcamos en nuestro barco, el Esperanza, como parte de la expedición de Polo a Polo de Greenpeace para investigar la cantidad de microplásticos que hay en el mar, en concreto en el de los Sargazos, en las islas Bermudas.

Antes de ese viaje había visto muchas imágenes de ríos, playas y desembocaduras llenas de piezas de plásticos enteras, botellas, bolsas, cucharillas o trocitos de colores que se identifican perfectamente como plásticos, lo que en ciencia serían macroplásticos y microplásticos. Pero lo que vi allí me dejó sin palabras. Por primera vez fui testigo de que la contaminación por plásticos inunda nuestros mares, incluso de forma invisible al ojo humano. En un mar de color azul tropical con playas de arena paradisíacas, parecía imposible demostrar nuestra teoría de que había muchos microplásticos. Pues lamentablemente los había. Solo tuvimos que empezar a muestrear para comprobar la alta densidad de plásticos que había en el agua.

Durante años, desde Greenpeace hemos denunciado la alta contaminación por plásticos que sufren los océanos y hemos trabajado con las personas, con las empresas y las instituciones para frenarla. Habíamos dado muchos pasos, muchos compromisos. Cada vez había más gente que compraba a granel y evitaba el uso de plásticos de un solo uso en los supermercados. Estos establecimientos se habían puesto a trabajar, unos más y otros menos, para eliminarlos y se había aprobado una Directiva que pondría fin a los plásticos.

Pero llegó el COVID-19 y dio un vuelco a nuestras vidas. Muchas cosas han cambiado y una de ellas es el uso de plásticos desechables. No tenemos cifras, ya que aún es pronto para tenerlas, sin embargo su incremento salta a la vista, quizás por esa falsa sensación de seguridad que proporcionan en muchos casos. Además, ahora por nuestra seguridad y para luchar contra el virus, tenemos que usar mascarillas. De repente muchas empiezan a aparecer tiradas en las calles, junto con guantes de un solo uso.

Pero, ¿sabes que si tiras mascarillas o guantes al suelo estos pueden llegar al océano? A través de una vía de escorrentía, un curso de agua o una alcantarilla, tu mascarilla puede llegar hasta el mar. ¿Sabes que tardan más de 100 años en degradarse? ¿Sabes que además ponemos en riesgo a otras personas al dejarlas tiradas por ahí? ¿Sabes que hay alternativas reutilizables?

Por todo ello, el voluntariado de Greenpeace va a salir a la calle a partir de hoy para concienciar sobre esta problemática. Queremos hacerle ver a la gente que es importante responsabilizarse de los residuos que generamos y de dónde terminan. Pintaremos en las alcantarillas de las principales ciudades españolas el lema “El océano empieza aquí”, junto con diferentes animales marinos, para ver si de esta forma conseguimos hacer reflexionar.

La semana pasada se aprobó el Anteproyecto de Ley de Residuos, que debería ayudar a disminuir la contaminación por plásticos en nuestros mares, pero no será suficiente. Desde Greenpeace esperamos que esta ley mejore mucho antes de su aprobación final de forma que permita verdaderamente reducir los residuos que generamos y apostar por un modelo mucho más sostenible que el actual que tan mal le está sentando a las masas de agua.

La contaminación por plásticos, la química, la sobrepesca, el cambio climático, la minería de profundidad, las prospecciones….¡Basta! Es necesario y urgente proteger los océanos. Solo un 3% de la superficie de nuestros océanos está protegida. Mientras tanto, se multiplican las amenazas que ponen en peligro su salud y a las especies que los habitan.

Los océanos son la base de la vida en nuestro planeta. Sin unos océanos sanos, nos enfrentamos a efectos catastróficos en la biodiversidad y el clima de la Tierra. Gobiernos de todo el mundo están trabajando en un Tratado Global de los Océanos. Si lo hacen bien, abrirán la puerta a una gran red de santuarios marinos que podrían proteger una tercera parte de los mares del planeta.

En el Día Mundial de los Océanos, desde Greenpeace pedimos reinventar también la protección de los océanos ante las graves amenazas a las que se enfrentan. Porque necesitamos océanos sanos y los océanos necesitan nuestra protección.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar