fbpx

Día Mundial Contra el Cáncer de Mama

Autora: Tania Falcón

La Organización Mundial de la Salud señala que el cáncer de mama es uno de los principales problemas de salud pública tanto en países desarrollados como subdesarrollados. En los primeros, la tasa de incidencia es mucho mayor pero con un patrón a la baja mortandad. Por el contrario, en las naciones con ingresos medios y bajos, como México, el CaMa representa la primera causa de mortalidad por tumores malignos entre las mujeres. Dicha situación, pone de manifiesto la necesidad de incorporar programas de detección temprana y tratamiento oportuno en nuestro país.

Los factores de riesgo que existen para el cáncer de mama son la nuliparidad, la edad de presentación de menarca/ menopausia de antecedentes familiares positivos de cáncer de mama o de ovario, y el uso exógeno de hormonas, que están asociados al desarrollo del cáncer de mama a nivel mundial.

Rutinas para reducir el riesgo de cáncer de mamá

Reducir el riesgo de padecer este carcinoma es tan sencillo como seguir rutinas saludables. Hay algunos factores tales como ser mujer o el envejecimiento que están fuera de nuestro control, pero hay otros muchos que sí podemos controlar:

  • Peso saludable: la obesidad y el sobrepeso, sobre todo en edades adultas, conduce a un mayor riesgo de padecer cáncer de mama, sobre todo después de la menopausia. Mantener un peso saludable durante toda nuestra vida, sin aumentos excesivos, nos ayudará a reducir el riesgo.
  • Mantenerse físicamente activo: es muy importante abandonar la vida sedentaria. Practicar deporte de forma diaria, nos ayudará a estar sanos por dentro y también a mantener el peso perfecto. La OMS recomienda 60 minutos de ejercicio diario para los adultos. En los mayores de 65 años la actividad física pueden centrarse en paseos a pie o bicicleta, es decir, ejercicios de menor intensidad.
  • Dejar el alcohol y el tabaco: evitar el consumo de alcohol y tabaco reportará muchos beneficios a nuestra salud. El consumo de tabaco puede aumentar el riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer, entre los más destacados el de pulmón, hígado, boca, etc. El alcohol puede aumentar los riesgos de cáncer de mama hasta en un 50% en mujeres que consumen más de 3 o 4 bebidas alcohólicas diarias.
  • Cuidado con las terapias hormonales: sobre todo las que tratan síntomas de menopausia durante periodos prolongados de tiempo. Antes de alarmarnos, es mejor consultar al ginecólogo.
  • Contaminantes ambientales: se han detectado en algunos contaminantes llamados disruptores endocrinos, como el bisfenol A, presente en el plástico de algunos envases de alimentos.

Si te cuesta conseguir ser constante y llevar a cabo una rutina saludable, no dudes en consultar a tu médico para solicitar la ayuda que necesitas.

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) asegura que cada año se diagnostican alrededor de 32.825 cánceres de mama nuevos en nuestro país. La AECC afirma que la detección precoz es la piedra angular de la lucha contra este tipo de cáncer, de los más frecuentes entre las mujeres occidentales.

¡Tócate para que no te toque!

Saber detectar el cáncer de mama es fundamental para que pueda ser diagnosticado y tratado a tiempo. No hay signos o síntomas globales que nos indiquen si nuestros senos están sufriendo este carcinoma, pero sí pueden alertarnos. Debemos prestar especial atención a:

  • Bultos en la mama o la axila
  • Hinchazón o hundimientos de una parte de la mamá
  • Irritación, enrojecimiento o descamación del pezón
  • Hundimiento o dolor en la zona del pezón
  • Líquido o sangre en el pezón
  • Cualquier cambio en tamaño y/o forma de la mama
  • Dolor en el seno

Si se observa cualquiera de estos síntomas o anomalías en los senos, es muy importante acudir al médico especialista de forma inmediata y solicitar una ecografía o mamografía para descartar un posible tumor.

Los médicos recomiendan realizar autoexploraciones periódicas de las mamas, preferiblemente después de la menstruación en el caso de las mujeres. Con las autoexploraciones logramos tener un mayor control sobre los cambios de nuestro cuerpo para poder actuar en consecuencia en el caso de detectarse señales que puedan alertarnos frente al padecimiento de este tipo de cáncer. Puedes aprender a autoexplorarte de manera sencilla en la página de la AECC u otras páginas de información sanitaria que puedes encontrar en toda la red.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar