fbpx

Descubrimiento de gas natural en Mozambique: más tragedias que esperanzas económicas

Autor: El Viejo Topo

El 18 de febrero de 2010, Anadarko Moçambique, una filial de Anadarko Petroleum (comprada por Occidental Petroleum en 2019), ​descubrió un enorme yacimiento de gas natural en la cuenca de Rovuma, frente a la costa del norte de Mozambique. Durante los años siguientes, algunas de las mayores empresas energéticas del mundo se acercaron a la provincia de Cabo Delgado, en donde se encuentra la cuenca. Entre estas empresas, se encontraban corporaciones como la francesa TotalEnergies SE (que compró el proyecto de Anadarko), la estadounidense ExxonMobil y la italiana ENI, que colaboró con la China National Petroleum Corporation para la “exploración y producción de petróleo y gas”.

Los descomunales proyectos de Gas Natural Licuado (GNL) de estas empresas tienen (según el Standard Bank Mozambique) un valor potencial de 120.000 millones de dólares. TotalEnergies SE y ExxonMobil controlan las concesiones más lucrativas. Esta valoración se produce al mismo tiempo que Mozambique ocupa el puesto 145 – entre 155 países – en el Índice de Desarrollo relativo al Género (según el Informe de Desarrollo Humano 2009), y el puesto 172 – entre 182 países – según el Índice de Desarrollo Humano. El inmenso hallazgo del yacimiento de gas natural y estos proyectos de GNL debían estar destinados a beneficiar económica y socialmente a un Mozambique empobrecido.

En 2014, el ministro de Finanzas mozambiqueño, Manuel Chang, declaró que los ingresos obtenidos de este enorme hallazgo de gas natural permitirían al Gobierno de Mozambique “invertir en energía, turismo e infraestructura. Los corredores de Nacala, Beira y Maputo, que fomentarán una mayor comunicación regional, se están desarrollando para ofrecer oportunidades únicas. La agricultura está en la base de nuestro desarrollo, y la pesca también es muy importante, ya que tenemos un litoral de 2.700 kilómetros”.

Chang dijo ser consciente de los peligros que supone una afluencia masiva de ingresos como consecuencia del descubrimiento (un problema llamado la enfermedad holandesa). “Vamos a utilizar los ingresos de los recursos minerales para diversificar y reducir la desigualdad”, dijo. “Estamos invirtiendo mucho en educación y sanidad, porque entendemos que sin una población cualificada y sana no puede haber crecimiento”.

A primera vista, Mozambique parecía destinado a un futuro brillante. El hallazgo de gas natural ayudaría a generar dinero para su Gobierno, cuyos funcionarios parecían lo suficientemente inteligentes como para evitar la “maldición” de los recursos. Pero todo se fue desviando. Dos tragedias atravesaron Mozambique: un levantamiento arrasó con el norte, la misma región de la bonanza del gas natural, y un escándalo de corrupción paralizó al Gobierno, con la detención de Chang en Sudáfrica en 2018.

Criminales de cuello verde

En 2017, militantes armados tomaron el control de amplios sectores de la provincia mozambiqueña de Cabo Delgado. Operaban bajo la bandera de al-Shabaab (los jóvenes). Estos jóvenes, que formaban parte de al-Shabaab, procedían de Cabo Delgado, Nampula y Niassa. Todas estas provincias vieron aumentar sus niveles de pobreza tras el hallazgo de gas natural (en Niassa, el índice de pobreza se duplicó entre 2008 y 2014). Al mismo tiempo, el Estado actuaba con violencia extrema contra la población (empobrecida) de estas provincias; por ejemplo, en 2014 la Unidad de Intervención Rápida de Mozambique (Força de Intervenção Rápida) arremetió violentamente contra personas desesperadas que intentaban ganarse la vida en los campos de rubí de la segunda ciudad más grande de Cabo Delgado, Montepuez.

Bonomade Machude Omar, líder de Al Shabaab, nació en Palma, se crió en las escuelas gubernamentales e islámicas de Mocímboa da Praia y se entrenó en las fuerzas militares de Mozambique, todo esto, antes de reunir a varios jóvenes para que le apoyaran contra la extrema pobreza que se vivía en las provincias del norte del país. Omar dirigió primero este levantamiento contra la pobreza en las provincias mozambiqueñas ricas en gas natural, bajo la bandera de Al Shabaab y, más tarde – de forma intempestiva –, bajo la del Estado Islámico.

Por ello, el Departamento de Estado de Estados Unidos lo ha definido como terrorista, y los militares de Ruanda y de la Comunidad de Desarrollo de África Austral, que incluye tropas de Botsuana, Lesoto, Sudáfrica, Angola y Tanzania, están operando ahora junto al ejército de Mozambique en Cabo Delgado. Se encargan del trabajo sucio para ExxonMobil y TotalEnergies SE.

Criminales de cuello blanco

Mientras tanto, en un salón de Maputo, la capital de Mozambique, ha comenzado un juicio. 19 hombres han sido “acusados de chantaje, falsificación, malversación y lavado de dinero”. Se les señala por un escándalo de corrupción de 2.000 millones de dólares de “deuda oculta”. Entre 2013 y 2014, estos hombres crearon tres empresas para aprovechar el descubrimiento de gas natural. ProIndicus se creó en enero de 2013 para proporcionar seguridad a las multinacionales energéticas; Ematum, constituida en agosto de 2013, se creó con el pretexto de ser una empresa de pesca de atún, que trabajaría en las costas del norte; MAM, constituida en mayo de 2014, iba a proporcionar servicios de astillero para las multinacionales energéticas. Cada una de estas empresas era copropiedad del servicio de inteligencia de Mozambique, conocido como Serviço de Informações e Segurança do Estado (SISE). Ninguna de ellas existía más allá de los papeles; el director general de las tres empresas era António Carlos do Rosário, un alto funcionario del SISE.

La mayor parte de las pruebas disponibles utilizadas para este caso proceden de las acusaciones en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Nueva York, ya que los bancos neoyorquinos ofrecieron sus servicios para los sobornos que anclaron los acuerdos. Las tres empresas papeleras – controladas por altos funcionarios del gobierno de Mozambique – obtuvieron préstamos por valor de 2.000 millones de dólares de Credit Suisse y VTB Capital (denominados Investment Bank 1 y 2 en las acusaciones). Los préstamos, que representan el 13% del PIB de Mozambique, fueron tramitados por consultorías (Palomar) y sociedades de cartera (Privinvest) y en ellos participaron personas de diversas nacionalidades (Mozambique, Emiratos Árabes Unidos, Líbano, Nueva Zelanda, Reino Unido y Bulgaria) implicadas en el escándalo de la “deuda oculta”.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) suspendió los préstamos a Mozambique en abril de 2016, justo después de que se conociera el escándalo de la deuda oculta. La economía de Mozambique se contrajo cuando los donantes internacionales se unieron al FMI para cortar las infusiones de capital, lo que llevó a que el metical, la moneda de Mozambique, se hundiera en un tercio de su valor. En 2019, Mozambique se esforzó por renegociar su deuda, luchando por evitar el embargo de los futuros ingresos de los campos de gas por parte de los ricos tenedores de bonos.

No hay ejércitos que se apresuren a lidiar con este escándalo, ya que Manuel Chang está sentado en Sudáfrica luchando contra la extradición a los Estados Unidos, mientras António Carlos do Rosário, Gregorio Leao y Cipriano Sisinio Mutota – todos ex funcionarios del SISE – se sientan en una sala de audiencias en Maputo. Junto a ellos se encuentra en el banquillo de los acusados Ndambi Guebuza, hijo del ex presidente mozambiqueño Armando Guebuza. Es poco probable que impliquen al sistema.

Por ejemplo, el ex presidente Armando Guebuza no se enfrenta a ninguna acusación, ni tampoco su ministro de Defensa ni el actual presidente, Filipe Nyusi. Tampoco lo está uno de los hombres más ricos de Francia, Iskandar Safa, que está demandando a Mozambique por su dinero después de que su socio – Jean Boustani – fuera absuelto por un tribunal estadounidense por reparos de jurisdicción. Los bancos, Crédit Suisse o VTB Capital, tampoco están siendo procesados en los tribunales.

Una tragedia – un levantamiento contra la pobreza que ha tomado por conveniencia el manto del Estado Islámico – se enfrenta a toda la ira de los ejércitos africanos. Mientras tanto, otra tragedia – el robo criminal de miles de millones de dólares a un país pobre – se está resolviendo en los tribunales y en la trastienda. Omar es el villano del día, mientras que Chang, Carlos do Rosário y sus asociados se enfrentarán al acoso y a cortas penas de cárcel.

Los verdaderos ladrones, mientras tanto, se sentarán en el Cavalli Club de Dubai y disfrutarán de sus filetes de Wagyu de grado superior – de 700 dólares –, mientras sonríen y planean sus próximos negocios.

Fuente: Vijay Prashad

Enlace: https://www.elviejotopo.com/topoexpress/gas-natural-en-mozambique/

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar