fbpx

«Dentro de la industria porcina española», un infierno para los animales que ahora se hace visible

El activista y fotógrafo Aitor Garmendia ha sido galardonado, por tercer año consecutivo, con el prestigioso premio de periodismo gráfico Picture of the Year International, en la categoría de Ciencia e Historia Natural, al documentar el maltrato que reciben los cerdos dentro de las granjas y mataderos de España.

Garmendia ha recorrido durante un año (2019) más de 30 granjas españolas con ayuda de colaboradores y activistas que se han mantenido en el anonimato durante la investigación periodística, de la cual nace la serie fotográfica llamada “Dentro de la industria porcina española” que hoy es reconocida no sólo con este importante galardón, sino que además una de las fotos de esta serie ha obtenido un Award of Excellence.

El activista informó a través de su cuenta en twitter @Tras_los_Muros que en algunas semanas publicaría la serie fotográfica acompañada de una investigación.

En las imágenes se exponen todo tipo de incumplimiento de las normas europeas de bienestar animal, negligencia y descuido veterinario, condiciones infrahumanas, abusos, hacinamiento, sufrimiento, dolor y muerte de los cerdos utilizados como materia prima dentro de la industria cárnica.

“En el Estado español, y en la gran mayoría de territorios de la UE, la ley permite introducir, durante las cuatro primeras semanas de embarazo, a las cerdas en jaulas individuales donde permanecen inmovilizadas. Tras la fase de gestación las cerdas son trasladadas al área de maternidad donde son nuevamente mantenidas en armazones de hierro que les impiden girar sobre sí mismas. Los cuerpos de las cerdas en las jaulas de maternidad permanecen completamente inmovilizados, estas estructuras, debido a la constante fricción, causan heridas generando infecciones que rara vez se tratan. En las jaulas de maternidad las cerdas no pueden girarse y paren sobre sus propios excrementos, allí pasan 5 semanas hasta el destete de los lechones. Una vez los cerdos son separados de sus madres pasan al área de transición y posteriormente al área de cebo. Durante 4 o 5 meses viven en pequeños parques de cemento sobre sus propios orines y excrementos hasta que son enviados al matadero”.  Ha destacado el fotoperiodista.

Sus obras anteriores ‘Matadero. Lo que la industria cárnica esconde’ en 2018 y ‘El trabajo encubierto de activistas investigadores en granjas, en 2019 también se vieron galardonados con el primer y tercer premio del certamen.

Foto: Aitor Garmendia

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar