fbpx

«Debilitar la salud del planeta significa aumentar los riesgos de transmisión de enfermedades y, por lo tanto, poner en riesgo nuestra salud y nuestro futuro»

Con motivo del Día Mundial de la Salud, WWF ha publicado el informe Pérdida de naturaleza y pandemias. Un planeta sano por la salud de la humanidad, donde explica la relación directa entre la destrucción de la naturaleza, el cambio climático y el aumento del riesgo de pandemias.

Desde la ONG han querido recordar que la actual crisis sanitaria global provocada por el coronavirus está directamente vinculada con la destrucción del planeta y que, cuando la emergencia sanitaria termine, será necesario replantearse la prevención y lucha de futuras pandemias, que solo podrá conseguirse conservando la biodiversidad.

El estudio afirma que «está comprobado que la alteración del equilibrio de los sistemas naturales por destrucción directa de hábitats, pérdida de biodiversidad, tráfico de especies, intensificación agrícola y ganadera, y los efectos amplificadores del cambio climático, aumentan notablemente el riesgo de aparición de enfermedades infecciosas transmisibles al ser humano».

Zoonosis: enfermedades de origen animal

En los últimos cuarenta años, más del 70 % de las enfermedades humanas han sido transmitidas por animales salvajes. El ébola, el SIDA, el SARS, la gripe aviar, la gripe porcina y la Covid-19 son algunos de los ejemplos más claros. Se considera que las zoonosis transmitidas por animales silvestres podrían representar la amenaza más importante para la salud de la población mundial en el futuro, ya que causan alrededor de mil millones de casos de enfermedades y millones de muertes anualmente.

«Sabemos que la fauna es un reservorio de enfermedades, muchas de ellas desconocidas, y pensábamos que adentrarnos en densas e impenetrables
selvas y otros ecosistemas prístinos podría significar entrar en contacto con terribles enfermedades», asegura la ONG. Pero, en realidad, ocurre justamente lo contrario: los sistemas naturales inalterados reducen la posible transmisión de enfermedades, pues los agentes patógenos están «diluidos» entre la diversidad de especies.

Sin embargo, la destrucción y alteración de la naturaleza debido al creciente impacto humano, combinado con el cambio climático, debilita los ecosistemas naturales y facilita la propagación de patógenos, aumentando el riesgo de contacto y transmisión al ser humano. «Debilitar la salud del planeta significa, pues, aumentar los riesgos de transmisión de nuevas y viejas enfermedades y, por lo tanto, supone poner en riesgo nuestra salud y nuestro futuro».

El camino desde la destrucción de la naturaleza hasta la aparición de una nueva enfermedad en el ser humano

Hay una serie de factores que destacan por su notable impacto en la propagación de las zoonosis:

1. Pérdida de especies. La desaparición de especies o de poblaciones de las mismas altera notablemente las cadenas ecológicas y tróficas y reduce el control natural establecido por la propia naturaleza.

2. Destrucción de bosques y hábitats naturales. Se considera que los cambios en el uso del suelo y la destrucción de los hábitats naturales, como los bosques tropicales, son responsables de al menos la mitad de las zoonosis emergentes. Muchos de estos ecosistemas son el hogar de millones de especies desconocidas, y entre estos se encuentran virus, bacterias, hongos y otros organismos, muchos de ellos parásitos. La destrucción de bosques intactos debido a las talas, la minería, la construcción de carreteras en lugares remotos, las urbanizaciones rápidas y el crecimiento de la población, además de la desaparición de especies, provoca que las personas tengan un contacto más directo con especies de animales a las que nunca se habían aproximado.

3. Tráfico de especies silvestres y de carne de animales salvajes. El comercio de animales salvajes y el consumo o contacto directo con restos de animales expone a los humanos al contacto con virus u otros patógenos de los que ese animal puede ser un huésped. Este negocio ilegal está llevando al borde de la extinción a cientos de especies de animales y plantas y es la segunda causa de pérdida de biodiversidad después de la destrucción de hábitats. Sin ir más lejos el pangolín, una de las especies citadas como presunto origen del coronavirus, es el animal más traficado del mundo. Pangolines y otros muchos animales salvajes viajan a lo largo de las rutas comerciales que conectan los continentes, lo que puede amplificar la propagación de los patógenos.

4. Intensificación de la agricultura y la ganadería. En la actualidad, una tercera parte de la superficie terrestre del mundo y casi el 75% de los recursos de agua dulce se dedican a la producción agrícola o ganadera. La propia intensificación en la ganadería y agricultura constituye otro elemento de pérdida de biodiversidad por la disminución de razas locales o de variedades para los cultivos adaptadas a las condiciones de cada zona y criadas de forma más natural y sostenible. Además, la forma en la que los animales de granja son criados en las producciones intensivas, con muchos ejemplares de una misma especie hacinados en espacios reducidos, contribuye también a la posible expansión de enfermedades porque reduce la respuesta inmune y aumenta la tasa de transmisión.

5. Aspectos sociales y culturales. Son muchos los aspectos de tipo social y cultural que se deben considerar: desde el crecimiento de la población humana en desigualdad de condiciones hasta la globalización y el aumento de los viajes, que permiten más interacciones y facilitan la propagación de estas enfermedades.

Se ha desarrollado a nivel global un movimiento llamado One health que defiende que la salud de los seres humanos está íntimamente ligada a la de los animales y del medio ambiente

En conclusión, la conservación y defensa de la biodiversidad es la garantía para prevenir futuras pandemias y hacernos más fuertes frente a las que vengan. «Solo tenemos un planeta y su salud está íntimamente ligada a la nuestra, y debemos aprender a cuidarlo«.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar