fbpx

De vuelta al poder: perspectivas y límites del gobierno de Lula

Autor: Agencia Latinoaméricana de Información (ALAI)

¿Cuáles son las similitudes y las diferencias económicas entre las anteriores experiencias del PT y el nuevo gobierno de Lula? Un análisis en profundidad sobre las posibilidades y limites del tercer gobierno de Lula.

Lula ganó las elecciones presidenciales por un estrecho margen. Fue una gran victoria para Lula y el Partido de los Trabajadores, PT, si miramos la historia reciente de Brasil. En las elecciones de 2018, Lula estaba en prisión y no era elegible, condenado en 2017 por falsos cargos de corrupción. A finales de 2019, el Tribunal Supremo anuló la sentencia tras filtrarse mensajes entre el juez y los fiscales.

Lula y el PT habían sufrido reveses políticos en el pasado. En 2005, el escándalo del Mensalão, un pago mensual a parlamentarios a cambio de apoyo gubernamental, se convirtió en un símbolo de la lucha contra la corrupción. También fue un intento de desalojar del poder al PT y a su coalición política. A pesar de los ataques de los principales medios de comunicación y de la condena de algunos dirigentes del PT, Lula fue reelegido en 2006 y Dilma Rousseff en 2010. El PIB brasileño creció un 4,05% anual entre 2002 y 2010.

El mayor retroceso político comenzó en 2013, cuando estallaron las primeras protestas callejeras bajo los gobiernos petistas. La clase media conservadora, inicialmente ausente, se unió al cuestionamiento de la corrupción y los costes del Mundial de 2014, aumentando la presión sobre el Gobierno. Como resultado, la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff cayó en picado. En Estados Unidos surgieron grupos con conexiones con la derecha y la extrema derecha.

A pesar de los crecientes problemas políticos y económicos, Dilma Rousseff ganó las elecciones de 2014. En la campaña, argumentó contra el bajo crecimiento económico y el elevado desempleo. Sin embargo, a pesar de la crisis cíclica que comenzó en el segundo trimestre de 2014 producto de la caída de la tasa de ganancia (Marquetti et al, 2020b), Rousseff aplicó políticas de austeridad en 2015. El resultado fue una caída del PIB del 3,8% en 2015, seguida de otra del 3,6% en 2016. La crisis económica y el impacto de las acusaciones de corrupción por la llamada “operación lava jato” desempeñaron un papel importante en el golpe blando de 2016.

El vicepresidente Michel Temer asumió el cargo presidencial, llevando a cabo una serie de medidas destinadas a ampliar la rentabilidad. El principal objetivo era reducir los costos laborales y el déficit fiscal. Incluía propuestas para cambiar la norma de indexación del salario mínimo, reformar la legislación laboral y la seguridad social. También se vislumbraban otras medidas neoliberales, como la eliminación de las normas constitucionales sobre el gasto en educación y sanidad, impulsando tanto la privatización como la apertura comercial. El gobierno consiguió aplicar algunas de las reformas neoliberales. Sin embargo, los escándalos políticos generaron una reducción en las posibilidades de los partidos de derecha tradicionales de ganar las elecciones de 2018.

La operación lava jato comenzó a principios de 2014, investigando el blanqueo de capitales y la corrupción en Petrobras por parte de varios partidos políticos. Lula se convirtió en el principal acusado, y su detención en 2017 se celebró como el principal logro de la “operación lava-jato”. Además, a Lula también se le prohibió presentarse como candidato a la presidencia, lo que permitió a Bolsonaro ganar las elecciones de 2018. La situación difícilmente podría empeorar para Lula y el PT.

En el poder, Jair Bolsonaro lanzó una agenda neoliberal de ultraderecha: reformando el sistema de pensiones, privatizando empresas públicas, ignorando las leyes medioambientales, al tiempo que atacaba los derechos de las minorías y la democracia. Brasil es el segundo país con mayor número de muertes por cólera; la estadística oficial se acercaba a las 700.000 en diciembre de 2022, mientras que el número de casos conocidos superaba los treinta y seis millones. La tasa de crecimiento anual del PIB fue del 0,6% en los tres primeros años de gobierno, y la tasa de crecimiento prevista para 2022 era del 2,8%. Además, la tasa de inflación aumentó del 3,75 % en 2018 al 10,06 % en 2021, y la tasa de inflación prevista para 2022 era del 5,88 %. Incluso teniendo en cuenta los problemas asociados a la pandemia y a la guerra de Ucrania, los resultados económicos fueron terribles.

Aumentaron la desigualdad y la pobreza. En comparación con 2020, la renta familiar per cápita media disminuyó un 6,9 % en 2021; la clase del 10 % más pobre fue la que más perdió, un 32,2 %; la clase del 10-20 % más pobre perdió un 19,8 % de la renta familiar per cápita (IBGE, 2022).

Por lo tanto, la cuestión económica fue la mayor preocupación de los votantes, y fue fundamental para la victoria de Lula. Su apoyo político se basaba en votantes con ingresos mensuales de hasta dos salarios mínimos. Sufrieron lo peor con el regreso del neoliberalismo y la crisis económica. Lula organizó una gran coalición; el vicepresidente es Geraldo Alckmin, antiguo miembro del Partido Social Demócrata Brasileño, PSDB, y candidato presidencial en las elecciones de 2006 y 2018. El PSDB apoyó las principales reformas institucionales neoliberales en la década de 1990, convirtiéndose en el principal partido de la oposición cuando el PT estaba en el poder. El reto político es cómo gobernar con esta gran coalición, especialmente cuando el Gobierno tiene que tomar decisiones difíciles sobre la gestión de la economía.

Aumentar el crecimiento del PIB es necesario para unir y ampliar la coalición política y aplicar la política redistributiva prometida durante la campaña. A pesar de la derrota de Bolsonaro, su partido es el más grande en la Cámara de Diputados. Los candidatos pro-Bolsonaro ganaron importantes elecciones estatales, como en São Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais. Sin crecimiento económico, el bolsonarismo seguirá siendo una fuerza política en los próximos años.

El artículo investiga las perspectivas económicas y los límites del tercer mandato de Lula. Abordamos estas cuestiones empleando la tasa de ganancia y sus determinantes. La tasa de ganancia es fundamental para el funcionamiento de las empresas capitalistas para diferentes escuelas de pensamiento económico. La caída de la rentabilidad tras la crisis de 2008, debido al aplastamiento de los beneficios y a la caída de los términos de intercambio, desempeñó un papel decisivo en el fin de la coalición política organizada por Lula, abriendo la posibilidad al golpe blando de 2016.

La tasa de ganancia y sus componentes en Brasil: 2000-2021

La tasa de ganancia es un determinante central de la rentabilidad esperada, y desempeña un papel clave en el ciclo económico (Weisskopf, 1979). Una tasa de ganancia al alza aumenta la tasa de beneficios esperada, lo que impulsa la inversiónaumentando la producción y el empleo. Una caída del tipo de beneficio reduce la rentabilidad esperada, reduciendo la inversión y la producción agregada. La política económica puede aumentar la inversión y la acumulación de capital a corto plazo. Sin embargo, en un contexto de caída de la tasa de beneficios, la inversión y la acumulación de capital disminuirán a medio y largo plazo. Es necesario que la inversión esté bajo el control de la sociedad para que la tasa de acumulación no se reduzca con la disminución de la tasa de beneficio.

La trayectoria de la tasa de ganancia depende de tres factores relacionados con los tipos de crisis de una economía capitalista, como sugiere Weisskopf (1979). En primer lugar, la contracción de las ganancias es una disminución de la participación en los beneficios debida al mayor poder de negociación de los trabajadores. Por razones económicas y políticas, los salarios pueden aumentar más deprisa que la productividad laboral. En segundo lugar, el descenso de la utilización de la capacidad debido a la falta de demanda agregada. En tercer lugar, la disminución de la productividad potencial del capital debido al aumento de la composición orgánica del capital.

Este fenómeno se asocia generalmente al cambio técnico, la acumulación de capital y la mecanización, pero también se produce cuando el precio de los bienes de capital aumenta más rápidamente que el deflactor del PIB y la relación de intercambio disminuye en una economía abierta. Independientemente de su origen, la caída de la tasa de ganancia se traduce en una reducción de la inversión y de la acumulación de capital y, en consecuencia, en un menor crecimiento económico.

La tasa de ganancia es la relación entre los beneficios y el capital adelantado en la producción. Weisskopf (1979) propuso una descomposición de la tasa de beneficios, r, en la participación de los beneficios, π, el nivel de utilización de la capacidad, u, y la productividad potencial del capital, ρ. La tasa de beneficio se calcula del siguiente modo:

donde Z es el beneficio neto, K es el stock de capital neto, X es la producción neta y XP es la producción potencial neta. Para más información sobre los datos, véase Marquetti et al. (2023).

El aumento o la disminución de la tasa de beneficios tiene importantes consecuencias políticas en una sociedad democrática. Los cambios en la productividad potencial del capital se producen a medio y largo plazo, y sus influencias están asociadas a los cambios institucionales en las economías capitalistas. La interacción entre la distribución funcional de la renta y la utilización de la capacidad captada por los ciclos de Goodwin tiene importantes consecuencias políticas. El aumento/disminución de la utilización de la capacidad amplía/reduce el poder de negociación de los trabajadores, con consecuencias para la participación en los beneficios y la tasa de ganancia.

El capitalista responderá políticamente a un aplastamiento de los beneficios retirando su apoyo a la coalición gobernante en el poder. Los trabajadores también han respondido a la caída de la utilización de la capacidad, al aumento del desempleo y a la reducción del poder de negociación y de la participación salarial votando en contra del gobierno en el poder. Las condiciones económicas son un ingrediente clave en los votos de trabajadores y capitalistas (Fisher, 2018). Sin embargo, los capitalistas tienen el mayor poder económico y político para influir y cambiar el sistema democrático. Esto es especialmente cierto en países sin tradición democrática, como es el caso de Brasil.

Observar los cambios en las tres variables a lo largo del tiempo puede ayudar a entender mejor la trayectoria de los gobiernos del PT a principios del siglo XXI, arrojando algo de luz al comparar las actuales condiciones económicas y sociales a las que se enfrenta el nuevo gobierno con las anteriores. El gráfico 1 presenta la tasa de beneficio, r, y la inversión neta, I, para Brasil entre 2000 y 2021. Los cambios en la tasa de beneficio neto preceden a los movimientos en la inversión neta. El resultado es consistente con Grazziotin et al. (2021), que muestra una causalidad de Granger de la tasa de ganancia para la acumulación de capital en la economía brasileña entre 1950 y 2016.

La Tabla 1 muestra la descomposición de la tasa de ganancia y la tasa de crecimiento del PBI según mandatos presidenciales entre el 2022 y el 2021. La tasa de ganancia se mantuvo estable en el periodo debido al leve aumento de la productividad potencial del capital. Este resultado repercute en la desindustrialización de la economía brasilera del periodo. La desindustrialización es un cambio estructural por el cual las economías pasan de sectores con baja a alta productividad del capital. En los procesos de des mecanización, ocurre el movimiento inverso al investigado por Marx en sus análisis de la tasa de ganancia. La participación de manufacturas en el valor agregado a precios corrientes cayó del 15,27% en el 2000 al 11,97% en el 2021, siendo del 14,97% en el 2010.

La Imagen 2 muestra la Tasa de Ganancia y sus componentes entre el 2000 y el 2021. La tasa de ganancia no presento tendencia durante el periodo, apenas movimientos cíclicos. A pesar de quedar en la parcela de los lucros, la tasa de ganancia aumento entre 2002 y 2007, impulsada por una mayor utilización de la capacidad instalada y una elevación de la productividad potencial del capital. Entre 2007 y 2015, la tasa de ganancia cayó debido a la caída en la parcela de los lucros y la utilización de la capacidad instalada. La tasa de ganancia se expandió entre 2015 y 2021 con el aumento de las parcelas de los lucros y una mayor utilización de la capacidad instalada.

De la ola rosa al neoliberalismo tardío: la economía brasileña en el siglo XXI

Las perspectivas positivas para el nuevo gobierno de Lula se basan en la aprobación popular de los gobiernos del PT en los años 2002-2014. El periodo abarca los dos mandatos de Lula, entre 2002 y 2010, y el primer gobierno de Dilma, entre 2011 y 2014. Las crisis económica y política afectaron al segundo mandato de Dilma Rousseff, lo que desembocó en su destitución en 2016.

El periodo comprende la ola rosa, el ciclo de gobiernos de izquierdas que tomó posesión en varios países latinoamericanos en torno al año 2000. La ola rosa combinaba la redistribución de la renta hacia el trabajo, la reducción de la pobreza y una mayor autonomía nacional. La investigación de la ola rosa brasileña ayuda a comprender las posibilidades y los límites del nuevo gobierno de Lula.

El fracaso del neoliberalismo a la hora de promover el crecimiento económico y mantener la rentabilidad en la década de 1990 desempeñó un papel importante en la victoria del Partido de los Trabajadores en 2002. Hubo otras dos razones para la victoria. En primer lugar, Lula organizó una amplia alianza entre diferentes sectores sociales, incluyendo fracciones de la clase obrera y de la burguesía (Boito Jr. y Saad-Filho, 2016). José Alencar, capitalista industrial, era el candidato a la vicepresidencia. En segundo lugar, Lula firmó la Carta al Pueblo Brasileño, en julio de 2002, informando al sector financiero de que el gobierno mantendría algunas políticas económicas neoliberales, como los elevados tipos de interés reales. Esta medida redujo la oposición de la burguesía financiera al nuevo gobierno.

En el poder, la política económica del Partido de los Trabajadores fue pragmática y moderada, combinando elementos del desarrollismo y el neoliberalismo. Razones políticas y económicas determinaron cuál sería hegemónica. En los dos primeros años predominó una política económica neoliberal. El gobierno mantuvo el régimen de objetivos de inflación y los tipos de cambio flotantes, comprometiéndose con el equilibrio fiscal mediante objetivos de superávit primario. Henrique Meirelles, anteriormente ejecutivo de banca internacional, fue nombrado presidente del Banco Central. Se consolidó una política de redistribución a los pobres mediante la unificación de varios programas de transferencias monetarias condicionadas en el Bolsa Familia.

En el plano político, las relaciones con el Poder Legislativo dependieron de una amplia coalición política, como es habitual en Brasil. La amplia alianza supuso limitaciones políticas para el gobierno, que no disponía de mayoría en la asamblea legislativa. La crisis del Mensalão en 2005 tuvo su origen en el intento de obtener apoyo político en la legislatura. Para superar la crisis, el gobierno formó una nueva alianza política con el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, PMDB, el mayor partido del Congreso.

Se produjeron cambios económicos en el período, el desarrollismo se hizo hegemónico y Guido Mantega sustituyó al Ministro de Hacienda, Antonio Palocci Filho. La política fiscal y los programas de transferencia de ingresos adquirieron protagonismo en la expansión de la demanda y el impulso de la producción. La nueva política de salario mínimo entró en vigor a finales de 2006, vinculando su aumento a la inflación previa y al crecimiento del PIB, lo que permitió aumentar la participación del trabajo en la renta y el consumo familiar. El Programa de Aceleración Económica, PAC, un conjunto de inversiones públicas y privadas, fue lanzado en 2007 bajo el liderazgo de Dilma Rousseff.

La demanda de materias primas aumentó y la relación de intercambio mejoró en el periodo. Los precios de las materias primas subieron un 135% entre 2002 y 2007 (FMI, 2022), lo que, unido a un tipo de interés elevado, provocó una apreciación del real. Esto permitió combinar el aumento de los salarios reales con el control de la inflación. Como efecto secundario, se produjo una mayor desindustrialización y un aumento del poder político de la agroindustria.

El crecimiento económico entre 2003 y 2007, combinado con el aumento de la relación de intercambio, permitió el crecimiento simultáneo de la tasa de ganancia y de la participación salarial. Esta fue la base que sostuvo la estabilidad social y política durante los años de Lula, resolviendo los intereses contradictorios de diversos sectores de la sociedad.

A medida que aumentaba la utilización de la capacidad productiva y las tasas de ganancia, permitiendo salarios reales más altos, dejaba de haber contradicción entre los intereses de los trabajadores y los capitalistas. Como muestra la Figura 3, este movimiento se observó en el primer gobierno de Lula. Muestra el gráfico de dispersión entre la utilización de la capacidad y la participación salarial entre 2000 y 2021. Los datos son coherentes con un ciclo de Goodwin, estableciendo una relación no lineal entre la utilización de la capacidad y la participación salarial.

Capitalistas y trabajadores compartieron el crecimiento económico con mayores beneficios, salarios y puestos de trabajo. Estos fueron los principios centrales del éxito del PT: las condiciones económicas redujeron las disputas entre clases sociales (Marquetti et al., 2020b; Martins y Rugitsky, 2021). La elevada tasa de interés real que benefició a las élites financieras fue aceptada por los sectores populares, mientras que la expansión de la participación salarial no fue cuestionada por los capitalistas.

“Capitalistas y trabajadores compartieron el crecimiento económico con mayores beneficios, salarios y puestos de trabajo. Estos fueron los principios centrales del éxito del PT: las condiciones económicas redujeron las disputas entre clases sociales”

El panorama económico cambió tras el colapso financiero de 2008. Las políticas fiscales y monetarias expansivas para estimular la demanda de productos manufacturados contribuyeron a evitar una crisis económica de grandes proporciones. La tasa de crecimiento del PIB alcanzó el 7,5% en 2010. La crisis neoliberal afectó a la economía brasileña en la década de 2010, cuando la relación de intercambio se deterioró y los intentos de mantener un alto nivel de utilización de la capacidad se tradujeron en un descenso de la participación de los beneficios en la renta y de la tasa de ganancia.

La ralentización del comercio mundial y la adopción de medidas de relajación cuantitativa por parte de Estados Unidos indujeron un desplazamiento de la demanda mundial hacia países con mercados internos en crecimiento y monedas nacionales apreciadas. La estrategia adoptada por el gobierno de Dilma Rousseff fue estimular la inversión privada mediante cambios en los tipos de interés y de cambio. El planteamiento produjo cierta devaluación de la moneda nacional, pero no logró impulsar el crecimiento económico. Hubo medidas de reducción de costes, como el aumento de las exenciones fiscales y las subvenciones, y el uso de bancos públicos para reducir el diferencial de los tipos de interés.

El gobierno esperaba que estas políticas se tradujeran en un aumento de los beneficios después de impuestos y de la inversión privada. La inversión pública desempeñaría un papel complementario en el restablecimiento del crecimiento. El equilibrio fiscal se establecería mediante un crecimiento económico que proporcionaría mayores ingresos fiscales. En este escenario, el sector financiero tendría que aceptar tipos de interés más bajos y la competencia de los bancos públicos.

Sin embargo, la caída de las tasas de beneficio debida al aplastamiento de los beneficios impidió la recuperación de la inversión privada. La capacidad del gobierno para conciliar los distintos intereses de las clases sociales tiene límites evidentes. Las políticas de valorización del salario mínimo y de mantenimiento de bajas tasas de desempleo se mantuvieron en un contexto de aumento de los costes laborales. La baja tasa de desempleo redujo el coste de la pérdida de empleo y aumentó el poder de negociación de los trabajadores.

El sector financiero entendió la política económica como el fin del compromiso asumido en la Carta a los Brasileños. Hubo una incomprensión del neoliberalismo por parte del gobierno de Dilma Rousseff. Las políticas adoptadas fueron coherentes con una aguda división entre capitalistas financieros y productivos. Una de las principales características del neoliberalismo es la fusión del capital productivo con el capital financiero bajo la dirección de este último.

Además, el malestar social surgido en 2013 y el menor crecimiento económico intensificaron la disputa entre clases sociales y redujeron la popularidad del Gobierno. En 2014, Dilma Rousseff fue reelegida por un estrecho margen. Durante la campaña, Dilma Rousseff reconoció los problemas económicos y propuso ajustes graduales para preservar el empleo y el crecimiento económico. Sin embargo, en un giro neoliberal, nombró ministro de Economía a Joaquim Levy, un economista formado en Chicago, para volver a acercarse a la burguesía financiera.

Se aplicó una política económica de austeridad. La tasa de inflación alcanzó el 10,6 % en 2015 tras una fuerte subida de los precios administrados, mientras que la inversión y el PIB cayeron un 14 % y un 3,8 %, respectivamente. A finales de 2015, el Gobierno intentó cambiar de rumbo sustituyendo a Joaquim Levy por Nelson Barbosa, que propuso una austeridad suave que combinaba subidas de gastos e impuestos con una reforma de las pensiones, pero ya era demasiado tarde.

En el mismo periodo, estalló una crisis política en torno al escándalo de corrupción de Petrobras. La cobertura mediática de la operación Lava Jato dañó la imagen del gobierno. Como quedó claro más tarde, el principal objetivo de la operación era procesar y encarcelar a Lula y desmoralizar al PT. Con el aumento de los problemas económicos, surgió en los medios de comunicación una asociación entre la crisis económica, los gobiernos del PT y la corrupción. El clima político adverso asociado a la ruptura de la conciliación de clases establecida en la primera elección de Lula generó las condiciones sociales y políticas para el impeachment de Dilma Rousseff.

El giro neoliberal de 2015 y los efectos políticos de la operación lava jato redujeron el apoyo político de los sectores populares, que no se movilizaron para defender al gobierno del PT. Además, la burguesía percibía el giro neoliberal como demasiado blando para reducir el poder de negociación de los trabajadores e insuficiente para restablecer la rentabilidad. A medida que se desarrollaba la crisis política, el gobierno de Dilma Rousseff se quedó solo, convirtiéndose en presa fácil de las articulaciones políticas que llevaron a su caída a través de un golpe parlamentario.

“Las políticas adoptadas fueron coherentes con una aguda división entre capitalistas financieros y productivos. Una de las principales características del neoliberalismo es la fusión del capital productivo con el capital financiero bajo la dirección de este último”

Neoliberalismo tardío

El PMDB, el partido del vicepresidente Michel Temer, lanzó en octubre de 2015 el documento “Puente hacia el futuro”, que contenía medidas para recuperar la rentabilidad mediante la reducción de los costes laborales y la aplicación de la austeridad fiscal. Las propuestas exigían un giro neoliberal radical y completo. El golpe y la plena implantación del neoliberalismo marcaron el final de la ola rosa brasileña. A partir de 2016, hubo un aumento de la tasa de ganancia, y el golpe parlamentario produjo los resultados esperados desde el punto de vista de la burguesía.

Sin embargo, la desconfianza y los ataques al sistema político continuaron tras el golpe. Aunque el principal blanco del lava jato era Lula, trascendió al PT, golpeando al gobierno de Temer y a los partidos políticos en el Congreso. La férrea defensa de los intereses capitalistas y los escándalos políticos se tradujeron en una baja popularidad. La desmoralización del PT y del sistema político y el descontento con el gobierno abrieron la posibilidad a un candidato de extrema derecha. Lula, sin embargo, era el favorito para las elecciones de 2018, a pesar de que fue condenado por el juez Sergio Moro, quien más tarde se convirtió en ministro de Justicia de Jair Bolsonaro. Lula fue detenido y se le impidió presentarse después de que el Tribunal Supremo rechazara su recurso de habeas corpus.

Esto abrió el camino para la victoria de Jair Bolsonaro y el regreso del ejército brasileño a la escena política. El apoyo político de Jair Bolsonaro fue heterogéneo, incluyendo grupos conservadores y de extrema derecha, evangélicos, segmentos relevantes de los militares, sectores vinculados al agronegocio y empresarios comerciales y grupos neoliberales liderados por el ministro de Hacienda, Paulo Guedes, un economista formado en Chicago.

El gobierno de Jair Bolsonaro promovió la reforma de la seguridad social e introdujo una serie de desregulaciones, incluyendo la reducción de las normas de protección ambiental y laboral. Se aprobó la independencia del Banco Central, así como marcos reguladores que facilitan la gestión privada en áreas como el gas natural y el saneamiento. La privatización de Eletrobrás y la venta de varios activos de Petrobras, como BR Distribuidora y refinerías, completaron un cuadro representativo de la profundización del proyecto neoliberal tardío. Se produjo una desorganización del funcionamiento del Estado.

La epidemia de Covid-19 tuvo un gran impacto en Brasil. Si bien el neoliberalismo tardío fue eficaz a la hora de reducir la masa salarial y aumentar la tasa de beneficios, fue ineficaz a la hora de proteger la salud y los ingresos de los trabajadores y los pobres. Inicialmente, el gobierno de Bolsonaro se adhirió a la tesis de la “inmunidad de rebaño”, negándose a actuar para frenar la propagación del coronavirus. Se nombraron varios ministros de sanidad sin una estrategia clara para hacer frente a la pandemia.

La presión política y social impulsó al gobierno a actuar. En abril de 2020, el Congreso Nacional aprobó una ley sobre transferencias monetarias de emergencia para mitigar los efectos sociales y económicos de la pandemia, promoviendo el aumento de los ingresos a corto plazo y la reducción de la pobreza. El índice de aprobación de Bolsonaro creció en 2020 durante el período de pago. Con el fin de los programas de transferencias monetarias de emergencia, se produjo un rápido aumento de la pobreza debido al elevado desempleo y a la caída de los salarios reales. El principal componente de los ingresos de las familias brasileñas son las rentas del trabajo. La participación de los salarios disminuyó drásticamente durante el neoliberalismo tardío, como puede verse en la Figura 3.

La combinación de la agenda neoliberal y la pandemia provocó un fuerte descenso del nivel de vida de la población. La inflación creció rápidamente en el segundo semestre de 2021, y la guerra de Ucrania afectó aún más a los ingresos reales y al bienestar de la población. La caída del nivel de vida y la terrible situación social, con la vuelta de la hambruna, llevaron a los políticos conservadores a presionar al gobierno. En 2022, se puso en marcha un nuevo programa, “Auxílio Brasil”, que violaba las normas fiscales, y la reducción de los impuestos indirectos sobre el combustible para revertir la caída de la popularidad del gobierno. En el tercer trimestre de 2022, se produjo una caída del IPCA y una ligera recuperación del empleo.

Las medidas restauraron parte de la popularidad de Bolsonaro, pero fueron insuficientes para asegurar su reelección. Los trabajadores y los pobres apoyaron a Lula. Hay límites a la caída de los salarios reales y de los ingresos familiares en las sociedades con elecciones periódicas. Por primera vez desde la redemocratización, el presidente fue derrotado en el intento de reelección. El margen de dos puntos porcentuales de la victoria de Lula muestra el ambiente político polarizado al que se enfrentará el nuevo gobierno. En las siguientes secciones se presentan las medidas propuestas y se debaten las perspectivas y los límites del nuevo gobierno.

“Las medidas restauraron parte de la popularidad de Bolsonaro, pero fueron insuficientes para asegurar su reelección. Los trabajadores y los pobres apoyaron a Lula. Hay límites a la caída de los salarios reales y de los ingresos familiares en las sociedades con elecciones periódicas”

Medidas propuestas por el PT

El 27 de octubre de 2022, apenas tres días antes de la segunda vuelta de las elecciones, Lula lanzó una nueva carta, la “Carta para el Brasil de mañana”. La carta presenta las principales propuestas del nuevo Gobierno, resumiendo los debates de toda la campaña en 13 puntos prioritarios. El documento tiene un enfoque más amplio que la “Carta a los brasileños” de 2002, que se centraba en el mercado financiero. El 22 de diciembre de 2022, el Informe Final elaborado por la Oficina de Transición del Gobierno reafirmó los puntos prioritarios planteados en la Carta al Brasil de mañana.

Los puntos prioritarios pueden resumirse en ocho propuestas económicas. Las medidas pueden describirse como: (i) Revisión del programa de transferencia de efectivo; (ii) Proporcionar ganancias reales a los beneficiarios del salario mínimo y a los jubilados; (iii) Renegociación de la deuda para los ciudadanos con dificultades económicas y provisión de acceso al crédito para la población altamente endeudada; (iv) Exención del impuesto sobre la renta para los ciudadanos que reciban hasta R$ 5. 000,00 al mes, acompañado de una reforma fiscal; (v) Estimular las inversiones públicas y privadas en infraestructuras; (vi) Utilizar los bancos públicos y las empresas estatales para aumentar la inversión y la prestación de servicios; (vii) Reindustrializar, modernizar el país y pasar a la tecnología digital; (viii) Combatir la deforestación, lograr cero emisiones de dióxido de carbono en el suministro de electricidad, estimular la agricultura, la minería y la extracción sostenibles.

Ambos documentos hacen hincapié en la necesidad de una rápida recuperación de las capacidades estatales de planificación, ejecución y aplicación de políticas públicas. La estructura y organización del Estado han sufrido en varias dimensiones bajo el gobierno de Jair Bolsonaro (Lotta; Silveira, 2021). Hubo desmantelamiento de las políticas públicas de educación y salud, restricción de la participación social, debilitamiento de los mecanismos de control social y obstrucción del acceso a los derechos individuales, sociales y económicos. El Informe Final señala la necesidad de revisar y planificar diversas acciones para potenciar la capacidad de acción del Estado mediante la reorganización de los ministerios y la revocación de diversas instrucciones y decretos del gobierno anterior.

Existe también un sentimiento de urgencia en cuanto al reposicionamiento de Brasil en la comunidad internacional y sus foros, recuperando parte del soft-power perdido en los últimos años. En este sentido, las propuestas pretendían restaurar la influencia brasileña en foros como MERCOSUR y BRICS, así como en otras instituciones internacionales asociadas a Naciones Unidas.

También pretende aplicar una nueva política medioambiental para mejorar su imagen y facilitar el acceso a fondos internacionales para preservar la selva amazónica. Existen fondos internacionales para combatir el cambio climático y Brasil puede beneficiarse de esos recursos. Además, la nueva posición internacional puede reducir la oposición política interna, contribuyendo a aliviar las presiones y a promover las reformas necesarias. El escenario externo y la forma en que Lula afronte las presiones políticas internas son claves para su éxito.

Una de las primeras medidas del nuevo gobierno fue una Propuesta de Enmienda Constitucional, PEC, para permitir elevar el techo de gastos del Presupuesto 2023 en R$ 145 mil millones. Los recursos son fundamentales para que el nuevo gobierno cumpla algunos de los compromisos asumidos en la Carta al Brasil de Mañana, como el Subsidio Familiar de R$ 600, con R$ 150 por niño de hasta seis años; aumento del salario mínimo real; aumento de los recursos para educación y salud pública. El PEC también permite un aumento de las inversiones federales de 70.400 millones de reales.

Estas medidas tienen probablemente el potencial de estimular el crecimiento a corto plazo mediante el empleo de una política fiscal expansiva. El nuevo gobierno deberá sostener el leve proceso de recuperación económica iniciado con las medidas oportunistas adoptadas por Jair Bolsonaro. En los últimos meses de 2022 se produjo una recuperación del empleo y del crecimiento. El nuevo gobierno del PT tendrá que enfrentarse a una fuerte oposición de la derecha y la extrema derecha. En este entorno polarizado, es esencial combatir el aumento del desempleo para preservar la popularidad. El PEC abrió cierto espacio fiscal en el primer año del nuevo Gobierno.

“El nuevo gobierno deberá sostener el leve proceso de recuperación económica iniciado con las medidas oportunistas adoptadas por Jair Bolsonaro. En los últimos meses de 2022 se produjo una recuperación del empleo y del crecimiento”

Perspectivas económicas

Para el nuevo Gobierno, la expansión de la demanda agregada y la utilización de la capacidad estimularán el crecimiento económico. A corto plazo, la política económica combinará la expansión fiscal, el aumento de las transferencias sociales a las familias con rentas bajas y el incremento del salario mínimo real. Aunque esto puede promover el crecimiento y satisfacer las expectativas iniciales en torno al nuevo gobierno, existen riesgos para la sostenibilidad de una senda de crecimiento a largo plazo. En particular, en el caso de una caída de la tasa de beneficio provocada por el aplastamiento de los beneficios.

Además, existen límites fiscales a la expansión de la inversión pública. En el segundo trimestre de 2022, los ingresos del Gobierno federal alcanzaron el 32,1% del PIB y los gastos el 37,2%. Del gasto total, el 24% se destinó al pago de intereses y el 40,9% al pago de prestaciones de seguridad y asistencia social, mientras que la inversión alcanzó el 0,67% (STN, 2022). Hay margen para relajar la política monetaria a corto plazo; el tipo de interés básico fue del 13,75%, y la tasa de inflación en los últimos 12 meses fue del 5,9%. El tipo de interés real se sitúa en el 7,41% anual.

Se espera un aumento del poder de negociación de los trabajadores. Se propondrá una nueva norma para aumentar el salario mínimo por encima de la inflación. En 2006 se instituyó una ley de valorización que ajustaba el salario mínimo en función de la inflación anual y de la tasa de crecimiento del PIB de los dos años anteriores. Entre diciembre de 2002 y diciembre de 2014, el salario mínimo real aumentó un 82 %, el PIB real creció un 50,7 % en el período. De 2016 a 2018, el salario mínimo aumentó en línea con la inflación debido a la desaceleración y caída del PIB. En 2019, el gobierno de Bolsonaro eliminó la política que consideraba el crecimiento del PIB como elemento para aumentar el salario mínimo. Con el nuevo gobierno también existe la posibilidad de una revisión de la legislación laboral con la ampliación de los derechos de los trabajadores y el fortalecimiento de los sindicatos.

El gráfico 4 presenta la utilización de la capacidad en la industria brasileña desde el primer trimestre de 2000 hasta el tercer trimestre de 2022. La línea de puntos muestra los datos trimestrales y la línea continua la media móvil de cuatro trimestres. La utilización de la capacidad industrial en 2022 fue similar a la del primer semestre de 2004. El resultado es coherente con los datos observados para el conjunto de la economía y en el ciclo Goodwin de la Figura 3. Desde esta perspectiva, en 2021 y 2022 la situación económica es comparable a la de principios de la década de 2000. Así pues, una estrategia de crecimiento basada en los salarios puede estimular el crecimiento de la producción a corto plazo. A pesar de la caída de la cuota de beneficio, la tasa de beneficio aumentaría con una mayor utilización de la capacidad, un movimiento similar al que se produjo en el primer mandato de Lula.

Sin embargo, un mayor crecimiento económico a medio y largo plazo requiere una mayor acumulación de capital. En la Carta al Brasil de Mañana, las referencias a la expansión de la acumulación de capital están en el estímulo a la inversión pública y privada en infraestructuras, el uso de empresas estatales para aumentar la inversión y la reindustrialización del país. El gráfico 5 muestra que la acumulación de capital determina el crecimiento del PIB a largo plazo. Para elevar el crecimiento a largo plazo de Brasil al cuatro por ciento (el rendimiento medio durante los dos primeros mandatos de Lula), es necesario ampliar la acumulación de capital en un cuatro por ciento.

En los últimos 70 años, Brasil ha pasado por dos fases en términos de crecimiento económico. En primer lugar, durante el desarrollismo, entre 1947 y 1980, la tasa de crecimiento del PIB fue del 7,4% anual. Brasil era una de las economías más dinámicas del mundo, el sector industrial lideraba el crecimiento con la industrialización sustitutiva de importaciones. La erosión de este proceso comenzó en 1973, con el fin de la Edad de Oro del capitalismo, hubo una caída en la tasa de ganancia de la economía brasileña (Marquetti et al. 2023).

En segundo lugar, durante el neoliberalismo, de 1980 a 2021, el PIB creció un 2,3% anual, lo que supone un descenso de más del 5%. El neoliberalismo puede dividirse en cuatro subperíodos. En primer lugar, de 1980 a 1989, la década perdida en la que la economía experimentó un estancamiento, una elevada inflación y se abandonó la industrialización por sustitución de importaciones. En segundo lugar, entre 1989 y 2002, cuando se implantó ampliamente el neoliberalismo. Se produjo la apertura de las cuentas comerciales y financieras, la privatización de las empresas públicas, la reducción del papel del Estado, el control de la inflación en 1994 con el Plan Real y la adopción del régimen de objetivos de inflación en 1999. En tercer lugar, entre 2003 y 2014, Brasil aplicó políticas que combinaban elementos desarrollistas y neoliberales. El PIB creció un 3,4% anual, los mejores resultados económicos desde 1980. Cuarto, en el neoliberalismo tardío, entre 2016 y 2021, la tasa media de crecimiento de la economía brasileña fue del 1,2 % anual.

El tercer mandato de Lula tiene la difícil tarea de reactivar el crecimiento económico a largo plazo, aumentando la acumulación de capital hasta el cuatro por ciento anual. Si la productividad potencial del capital se mantiene constante, el PIB también crecería al 4%. Para lograrlo, habría que cuadruplicar la inversión neta, lo que corresponde a una tasa de inversión de alrededor del 25% con la productividad actual del capital. Las posibilidades de ampliar la tasa de inversión pasarán por aumentar la tasa de beneficio o por adoptar una nueva estrategia de desarrollo con el abandono del neoliberalismo.

Existe una contradicción entre ampliar la inversión en infraestructuras y promover la reindustrialización con un aumento de la tasa de ganancia. En los países en desarrollo, la mecanización y el aumento de la productividad laboral no están asociados a un aumento de los beneficios (Marquetti t al., 2020a). Por el contrario, a largo plazo, el aumento de la productividad del trabajo se asocia a una intensificación de la utilización del capital y a un descenso de las tasas de ganancia.

Por lo tanto, el abandono del neoliberalismo y su sustitución por un nuevo marco institucional capaz de combinar un mayor crecimiento económico con la generación de empleo y la preservación del medio ambiente es el camino para el desarrollo brasileño. Restablecer la acumulación de capital y reducir las emisiones de dióxido de carbono es un reto para el nuevo gobierno. Marquetti et al. (2019) muestran que la reducción de emisiones en línea con los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París requiere reducir la acumulación de capital en los países en desarrollo o emplear técnicas con altas tasas de ahorro en el uso de la energía. Cabe destacar que los países de alto crecimiento han aumentado la intensidad energética para impulsar sus economías (Von Arnim y Rada, 2011).

El intento de reindustrializar la economía también debe tener en cuenta las políticas macroeconómicas. Es necesario coordinar la estrategia industrial y la política macroeconómica a corto plazo para tener éxito en la reindustrialización (Nassif et al., 2018). A largo plazo, es necesario contar con un plan de desarrollo estratégico. Pochmann (2022) se refirió a la necesidad de que el Estado retome la planificación económica. También es esencial instituir un nuevo conjunto de empresas estatales para ampliar la inversión en Brasil. Roberts (2022) señaló que las empresas estatales han desempeñado un papel en el crecimiento de la economía china, manteniendo altas tasas de inversión a pesar del descenso de las tasas de ganancia.

Las transformaciones de la economía capitalista en la última década han puesto al neoliberalismo a la defensiva. Incluso el FMI, uno de los principales defensores del neoliberalismo, ha llamado la atención sobre el hecho de que las políticas neoliberales han aumentado la desigualdad y comprometido el crecimiento a largo plazo (Ostry et. all, 2016). Sin duda, existen límites políticos, económicos y medioambientales a la aplicación de una estrategia nacional de desarrollo. Sin embargo, este es el camino para que el país recupere tasas de crecimiento cercanas al 4% anual.

Consideraciones finales

El presente artículo investigó las perspectivas del tercer gobierno de Lula analizando la tasa de ganancia y sus principales determinantes entre 2000 y 2021. La tasa de beneficios y sus componentes en 2021 fueron similares a los encontrados a principios de la década de 2000, en particular la utilización de la capacidad y la cuota de beneficios.

Quizás, la principal diferencia es que la tasa de beneficios estaba disminuyendo en 2002. Actualmente, la tasa de beneficios está aumentando debido a la expansión de la cuota de beneficios y la utilización de la capacidad.

La comparación de la situación actual con la que prevalecía en 2002 permite hacerse una idea de los retos a los que se enfrentará el nuevo Gobierno. Una política económica capaz de aumentar la demanda mediante la redistribución a los pobres y la ampliación de la participación laboral puede impulsar la actividad económica a corto plazo. También puede ser esencial para consolidar la coalición política que apoyó la elección de Lula y contener a la oposición. Sin embargo, los límites representados por el ciclo Goodwin pueden producirse más rápidamente en el periodo actual.

El principal reto para el gobierno es la expansión de la acumulación de capital a medio y largo plazo. Después de 1980, la acumulación de capital y el crecimiento del PIB se redujeron drásticamente con la caída de la tasa de ganancia y la adopción del neoliberalismo. Hay referencias en los documentos del nuevo gobierno sobre el estímulo a la acumulación de capital, como la reindustrialización y el aumento de la inversión en infraestructuras. La acumulación de capital capaz de propiciar un crecimiento del cuatro por ciento del PIB exige el abandono del neoliberalismo y la adopción de una estrategia nacional de desarrollo con un nuevo conjunto de instituciones. Los países atrasados sin un proyecto de desarrollo no han podido alcanzar a los líderes.

Los principales resultados del estudio pueden resumirse como sigue: (1) El éxito económico depende del mayor o menor grado de libertad en la esfera política e incluso económica; (2) El restablecimiento sobre una base renovada de las instituciones de desarrollo es parte de la solución para el nuevo gobierno; (3) Es necesario rediseñar y estimular las empresas estatales para impulsar la acumulación de capital y el crecimiento de la producción; (4) Es necesaria la convergencia entre las políticas industriales y macroeconómicas; (5) Sólo un alejamiento del neoliberalismo puede estimular el crecimiento económico y la transformación estructural de la economía nacional.

Son elementos que los responsables políticos deben tener en cuenta. La trayectoria de la tasa de beneficios es contradictoria y presenta oportunidades y dilemas para el nuevo gobierno. Hay margen para explotar las oportunidades y sortear los dilemas de clase que plantea el fomento del crecimiento económico. El diseño adecuado de las políticas que se propongan es fundamental para el éxito del nuevo gobierno.

Sin embargo, aunque se consiga estimular el crecimiento a corto plazo, el Gobierno tendrá dificultades para promover cambios de mayor calado debido a las limitaciones políticasLa burguesía brasileña no da señales de alejarse de los principios centrales del neoliberalismo, incluso en un contexto internacional de revisión de este marco conceptual. El periodo de tolerancia con el nuevo gobierno debe ser breve. Las perspectivas económicas y políticas siguen siendo muy difíciles, incluso para una persona con las cualificaciones y la experiencia del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Fuente:  Adalmir Antonio Marquetti, Alessandro Donadio Miebach y Henrique Morrone

Enlace: https://www.alai.info/perspectivas-y-limites-del-gobierno-de-lula/

Translate »

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar