fbpx

Cuatro razones para plantearse reducir el consumo de carne

Cada vez hay más razones para reducir el consumo de productos de origen animal en general y de carne en particular. Luís Ferreirim nos explica la importancia de que reduzcamos drásticamente nuestro consumo de carne  y optemos siempre por alimentos que provengan de la agricultura o ganadería ecológica y extensiva. A nivel individual, pero también en las instituciones.

1. España ya es el país de la UE que más carne consume:

Los últimos datos ofrecidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura muestran que en España estamos consumiendo más de 100 kg de carne por persona y año. Para alcanzar unos niveles saludables y sostenibles en España tenemos que reducir un 84% nuestra ingesta actual de carne.

2. La agricultura y la ganadería industriales son una de las principales responsables de la emergencia ecológica y las pandemias:

El sector agroalimentario en su conjunto es el responsable de hasta un 37% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y solo el sector ganadero del 14,5%. En España las emisiones totales han bajado un poquito en el 2018, pero las de la ganadería han aumentado y suponen ya casi el 70% de las emisiones del sector agrícola español.

A esto hay que sumar otros impactos ambientales, como la pérdida de biodiversidad asociada a la deforestación (casi el 90% de la soja importada en la UE se destina a la ganadería industrial y además es transgénica), la escasez de agua (el 70% del agua dulce del planeta se utiliza en el sector agrícola y una gran parte para producir piensos y forrajes para animales) así como su contaminación por nitratos y la emisión de amoniaco. Debido al incumplimiento de legislación ambiental en los dos últimos temas, la Comisión Europea abrió otro procedimiento de infracción contra España. Suma y sigue. Esto es la “marca España” que no sale en los anuncios de la industria cárnica.

3. El consumo de carne en las ciudades tiene un impacto directo en las emisiones:

Muchas de las ciudades ya están al borde del colapso y son las responsables del 75% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, impulsadas por un modelo de consumo insostenible. Respecto a la alimentación, es el consumo de carne lo que más pesa en las emisiones de las ciudades de casi todos los continentes.

Es urgente reinventar las ciudades y en materia de consumo de carne hay ciudades que están dando importantes pasos, como Barcelona. Necesitamos que otras ciudades, así como las personas que viven en ellas, sigan su estela.

4. La ganadería industrial es una amenaza para el mundo rural:

Por su impacto ambiental, por los malos olores que genera, por la persecución a las personas que denuncian los problemas que causan pero también porque es una amenaza al modelo de ganadería tradicional, la extensiva, que tiene un importante vínculo con el territorio. 

Todo lo que consumimos tiene una huella ecológica. Elegir bien es decisivo para nuestro futuro y el del planeta.

Auditoría original: Luís Ferreirim para Greenpeace

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar