fbpx

Críticas a Carlos Ríos, el divulgador del Realfooding

Autora: Tania Falcón

Carlos Ríos, precursor del movimiento RealFooding, experto en nutrición y con miles de seguidores en redes sociales. Este nutricionista divulga la información basada en ciencia sobre el consumo de los productos ultraprocesados y promoviendo una forma de vida saludable. El problema es cuando empieza a hablar de personas con trastornos alimenticios. «Es irresponsable y es una frivolidad, me atrevería a decir que es una conducta bastante infantil, echarle la culpa a alguien de que te vaya a crear un TCA porque te está diciendo: ‘Oye, eso que te estás comendo es una basura, es una mierda ultraprocesada'» o «Así que sigue comiendo tranquilamente ultraprocesados, que verás dentro de unos años el bonito resultado», dijo en un vídeo de Instagram.

Ante estas afirmaciones, numerosos profesionales de la psicología reaccionaron rebatiendo sus afirmaciones: «Decirle a una persona con riesgo de TCA, cosa que nunca sabemos si hay riesgo o no, que lo que está comiendo es una puta mierda, que es lo que has dicho tú básicamente, puede ser una conducta de alto riesgo y puede precipitar a una persona a un TCA. Así que sí, efectivamente, hay cosas que tú haces que son de alto riesgo para la población que tú no puedes controlar», concluyó Claudia, psicóloga.

«Es irresponsable reírse y mofarse de lo que coma los demás sin conocer sus circunstancias , juzgando sus actos. Es posible que esos de lo que te ríes puedan ser los que necesitan ayuda en consulta, perdón, olvidaba que tú no pasas consulta. Es irresponsable divulgar sin contrarrestar, sin experiencia en el campo de la psicología, pudiendo hacer daño a mucha gente, directa o indirectamente. Eso es irresponsable y de poca ética profesional. Divulgar implica una responsabilidad y humildad que no todo el mundo tiene», señala Griselda Herrero, psicóloga y nutricionista, especializada en psiconutrición.

Por ello, es importante divulgar y concienciar a la población sobre la importancia de una buena alimentación. Saber leer etiquetas, saber qué es lo que comemos y en qué cantidad, pero también hay que darle valor a las emociones que nos acompañan cuando comemos. Saber porqué elegimos un alimento y no otro. La capacidad de saciedad y hambre. Conocer las causas y efectos de los trastornos alimenticios o de otras enfermedades, como la obesidad, la diabetes, etc. Y, sobre todo, la importancia de saber pedir ayuda y de apoyarnos en los profesionales, tanto de la nutrición como de la psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar