fbpx

Consumir animales salvajes es la receta para nuevas pandemias

La directora del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife, la bióloga Fátima Hernández, , en un artículo de divulgación titulado ‘Confusa ciencia infusa‘ explica claramente las consecuencias que la caza y el consumo de animales salvajes y la invasión de su hábitat natural, conducirá a la humanidad, tarde o temprano, a más pandemias como la que estamos atravesando en los momentos actuales.

El Covid-19 es un caso  más, un ejemplo de la forma en que los virus mutan entre especies. No olvidemos que las bacterias y virus se transmiten a través de hospedadores, que tal y como advierten los datos de la Organización Mundial de la Salud, cobra alrededor de 700.000 muertes cada año y se corresponden con el 17% de todas las enfermedades conocidas, claro está que estos escenarios de virus que cruzan las barreras de la especie, han sido históricamente más comunes en países tropicales y subtropicales, y especialmente en poblaciones de bajos recursos o en zonas donde se consumen animales salvajes. Existe también una influencia mediomabiental, capaz de propiciar las condiciones idóneas para la multiplicación de bacterias o virus de esta naturaleza.

“Entre los procesos importantes que afectan a los reservorios y la transmisión de esa enfermedades infecciosas cabe mencionar la deforestación, por ejemplo, que hace proliferar ciertas especies vectores de enfermedades, como mosquitos, garrapatas, pulgas, chinches o las carreteras que, al ser construidas, destruyen bosques remotos, y que aumentan la exposición a los agentes patógenos desconocidos”, como el virus el ébola -explica Hernández- que fue consecuencia directa de la intervención del hábitat natural en manos del hombre.

La especialista advierte que este tipo de invasiones provoca que microorganismos que se hospedan en esa fauna silvestre, crucen la cadena de especies para infectar a los seres humanos y causen pandemias como el coronavirus, al alterarse los vínculos que estos organismos ya tienen con su entorno natural y propiciar la multiplicación de otros agentes locales, cuando se altera el ecosistema de una región.

“Invadir hábitats o cazar animales salvajes/exóticos para comercio ilegal de especies (con uso posterior en tratamientos medicinales no convencionales, como adornos/fetiches o para alimento) puede causar una epidemia a través de pequeños organismos encubiertos que se hospedan en esa fauna y cruzan muchos límites, no solo los de cadenas de especies, también los de países” advierte la especialista.

Para evitarlo, es imperativo comprender y respetar las comunidades de fauna y su equilibrio natural, así como optar por una alimentación más sana y ética, que asegure su salud y la de salud de todos, en este planeta donde hoy más que nunca, nos damos cuenta de que estamos interconectados.

Foto: nytimes.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar