fbpx

Conocer el pasado y presente de un colectivo socialmente machacado para dibujar su futuro: LGTBI+ en España

España es un país progresista respecto a los derechos LGTBI+, sin embargo, no siempre ha sido así. La historia de los derechos y defensa de este colectivo ha sido difícil y larga. Sin ir más lejos, al final de la dictadura de Franco (1970) se apruebó la “ley sobre peligrosidad y rehabilitación social”, estableciendo hasta cinco años de prisión o de internamiento en psiquiatría por ser homosexuales.

Durante el paso de los años, las personas homosexuales se revelaron y lucharon por declinar dicha ley y todas las discriminaciones y abusos sufridos para, así, poder vivir en libertad. A esta lucha se unieron las personas transexuales y empezaron a formar parte del movimiento. A finales de 1978, Adolfo Suárez modificó la ley sobre peligrosidad y rehabilitación que entró en vigor en enero de 1979. Con esta reforma la homosexualidad dejó de ser delito en España y los presos LGTBI+ fueron liberados ese mismo año. No obstante, no todo estaba conseguido y no fue hasta 2005 cuando se aprobó el matrimonio homosexual en España. Sin embargo, la transexualidad siguió considerándose una enfermedad mental hasta 2018, año en el cual la OMS excluye la transexualidad de la lista de enfermedades mentales. 

En España, el colectivo LGTBI+ cuenta con protección legal contra la discriminación en todos los aspectos, acceso igualitario a la adopción y derecho al cambio de sexo legal y en la documentación. Sin embargo, aunque la igualdad legal existe, socialmente siguen dándose casos de homofobia y transfobia y como consecuencia, discriminación.

En la encuesta CIS-3000, de septiembre del 2013, la orientación sexual y la identidad de género aparecen como condiciones que pueden perjudicar el que una persona sea seleccionada para un puesto de trabajo. En concreto, el 17,7% cree que ser homosexual podría determinar que una persona fuese seleccionada para un puesto de trabajo y en el caso de las personas transexuales, se alcanza el 24,9%. Más del 80% de los jóvenes transexuales en España viven una situación de exclusión laboral con la que «la única salida es la prostitución, que no es una opción libre ni elegida voluntariamente», según la portavoz de la Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Mar Cambrollé. La tasa de suicidios entre transexuales es del 40 %, es decir, 20 veces más elevada que una persona no transexual. Los hombres trans son los más afectados, con un 46% de los cuales informan de un intento en su vida. Las mujeres trans están muy cerca del 42%.

Por ello, es necesario crear proyectos para visibilizar las problemáticas de este colectivo y promover actividades de concienciación ciudadana, para así acabar con discriminaciones y normalizar, así como ayudar a las familias que pasen por esta transición y dar voz a esta realidad que, llena de estigmas, convive con nosotros/as en esta sociedad.

Articulo escrito por Tania Falcón Viera (educadora social)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar