fbpx

Confinemos los coches. Recuperemos la ciudad

Autor: Ecologistas en Acción

Con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, dedicada a una movilidad sin emisiones, Ecologistas en Acción lanza la campaña Confinemos los coches recuperemos nuestro espacio, en la ciudad de València, con la que demanda priorizar la movilidad activa y el transporte público frente al coche.

La primera parte de la campaña se centra en la propuesta de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) y se compone de siete infografías y un vídeo. Con este material se explica en qué consisten estas áreas de restricción al tráfico, cuáles son sus beneficios y cómo deben diseñarse para ser eficientes. Además, la campaña se completará con una jornada de ZBE de carácter técnico con la administración del ayuntamiento de València. A pesar de que Valencia no tenga todavía ninguna ZBE al contario que Madrid y Barcelona, la organización ecologista prevé un aumento considerable de proyectos de ZBE en los próximos años. Esto se debe a que próximamente se aprobará la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica, que obliga a la implantación de ZBE en las ciudades de más de 50.000 habitantes antes del 2023. La Comunidad Valenciana tiene 15 poblaciones donde será obligatorio su implantación.

Otras actividades de la campaña serán la presentación del informe de Ozono troposférico que elabora Ecologistas en Acción anualmente en la ciudad de Valencia (octubre 2020) y la presentación del informe de calidad de aire de la ciudad de Valencia y la poca eficiencia que tiene en su diagnosis por la necesidad de implantar nuevos medidores de contaminación en lugares específicos para su diagnosis (noviembre 2020).

Esta campaña finalizará en mayo y hasta esa fecha recogerá acciones para la difusión y la concienciación a la ciudadanía que el uso que hacemos del coche es abusivo y mostrar que vivir sin coche es posible. Una parte importante de la campaña se centrará en la incidencia política para aconsejar y proponer futuras acciones que conlleven la recuperación del espacio público hoy ocupado por el vehículo privado de combustión y dedicarlo a los peatones, las bicis y el transporte público. Es por ello que es necesario que un porcentaje importante de las calles liberen el espacio para andar de forma segura e ir en bicicleta. Así como para potenciar la capacidad en el transporte público para garantizar las distancias de seguridad, transporte que es la columna vertebral de la movilidad en las ciudades.

La contaminación mata cada año a 30.000 personas en el Estado español. La principal causa de esta contaminación en las ciudades es el tráfico rodado motorizado que es, a su vez, el mayor emisor de gases de efecto invernadero (GEI) en España, con el 25 %. El tráfico es también responsable de gran parte de la contaminación acústica en las ciudades. Ante esta situación, las ZBE, si están bien diseñadas, son una eficaz herramienta para mitigar estos problemas.

Los beneficios para la salud de restringir el tráfico serán múltiples: generar suficiente espacio para garantizar distancias de seguridad entre las personas y promover la movilidad activa gracias a las calles pacificadas. Y hay que recordar que respirar un aire limpio es también una medida preventiva contra los efectos coronavirus. Los beneficios ambientales son también evidentes: menos emisiones en un mundo que sigue estando en plena emergencia climática.

Otras ciudades europeas ya lo están llevando a cabo y están reservando muchos kilómetros de calzada para el uso exclusivo de peatones y ciclistas; y mejorando el sistema de transporte público. En Valencia, se ha peatonalizado plazas céntricas entre ellas la plaza del ayuntamiento, desde Ecologistas en Acción aplaudimos esta medida, pero en cambio pedimos que NO se paren aquí y que las acciones del consistorio valenciano siga en la dirección de recuperar espacio público, relegando el uso al coche y realizando restricciones al coche privado muchos más contundentes como la implantación de un ZBE en el centro de Valencia con un perímetro suficiente para que sea efectiva la bajada de la contaminación atmosférica y sonora debida al tráfico intenso de los coches. Es en este sentido que creemos que para avanzar hacia una ciudad libre de contaminación es necesario restringir el tráfico rodado un 50 %. Necesitamos ampliar urgentemente las medidas propuestas por los ayuntamientos y que se conviertan en permanentes.

Por eso pedimos al ayuntamiento un Plan de choque urgente para convertir las calzadas en viario prioritario para peatones y bicis, en todas las calles y accesos de las ciudades. Y como medidas de urgencia en el transporte público, la conversión del carril izquierdo en carril BUS en todas las vías de acceso en las grandes ciudades y garantizar la financiación del sistema en la situación actual.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar