fbpx

China ordena el cierre del consulado de Estados Unidos en la ciudad de Chengdu.

Autor: Arian José Alonso Luis.

Estamos ante otro capítulo de la nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y China. Si hace tres días fueron los primeros los que ordenaron el cierre del consulado chino en Houston, hoy Pekín ha consumado las represalias que prometió: cierra el consulado estadounidense de la ciudad de Chengdu, capital de la provincia sureste de Sichuan. El comunicado emitido desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dice que es una «contramedida equivalente y recíproca».

El consulado de Chengdu fue inaugurado en octubre de 1985 por el ex presidente de los Estados Unidos George Bush y era un punto clave estratégico porque abarcaba la región del sureste de China, entre ellas la zona sensible de la Región Autónoma del Tíbet. La represalia de Pekín al cerrar ahora el consulado de Estados Unidos en Chengdu llega también horas después de que el FBI revelara que está buscando a una científica china que supuestamente está escondida en el consulado chino de San Francisco. A ella, Tang Juan, investigadora de biología de la Universidad de California, le acusan de tener conexiones con el Ejército de China y de haber tramitado un visado falso.

La administración del presidente Donald Trump se ha enfrentado repetidamente con Beijing por el comercio y la pandemia de coronavirus, así como por la imposición por parte de China de una controvertida nueva ley de seguridad en Hong Kong. La medida de China se produjo horas después de que Pompeo endureciera aún más su tono en un discurso el jueves en la biblioteca del ex presidente Richard Nixon, cuya visita a China en 1972 anunció un período de mejores relaciones.

Las relaciones bilaterales entre China y Estados Unidos han sufrido un potente deterioro desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, sobre cuyo origen y gestión ambos países han intercambiado vulgares reproches mutuos. La tendencia se ha acentuado en el último mes, a raíz de que China haya impuesto una draconiana Ley de Seguridad Nacional a Hong Kong, que Estados Unidos considera que pone fin a la amplia autonomía del territorio autónomo. Ambas potencias se han impuesto entre ellas diferentes sanciones en torno a Hong Kong, Xinjiang y Tíbet. Pekín ha amenazado con represalias contra la empresa aeronáutica y de Defensa de EE. UU. Lockheed Martin como principal contratista en una venta de armas a Taiwán, mientras que Washington ha declarado “ilegales” las reclamaciones de soberanía de Pekín en el mar del Sur de China.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar