fbpx

China confina a 400.000 personas en una provincia próxima a Pekín tras detectar un brote de coronavirus

Las autoridades chinas han confinado a cerca de 400.000 personas en una provincia a 150 kilómetros de Pekín, tras detectar un nuevo brote de coronavirus relacionado con los casos del mercado de la capital.

En la provincia de Hebei, en el condado de Axin, se han detectado 18 personas contagiadas por COVID-19. La mayoría de los casos están relacionados con el mercado de Xinfadi, en Pekín, en el que se originó el último rebrote de la enfermedad en el país. En el condado de Anxin se localizan empresas que suministraron pescado al mercado de Xinfadi.

Las autoridades han cerrado las zonas residenciales en Anxin y ha impuesto un confinamiento estricto. Solo los trabajadores esenciales tienen permitido salir de sus hogares, y una persona por hogar puede salir una vez al día a comprar bienes esenciales, como medicamentos y alimentos.

Las autoridades locales han pedido a los residentes del condado que «se supervisen mutuamente y cumplan estrictamente los requisitos pertinentes». Asimismo avisan que quienes no obedezcan las normas se enfrentarán a «un trato severo por parte de las autoridades conforme a la ley». Recuerdan que «cada persona tiene la responsabilidad de combatir el virus».

En Pekín también se están aplicando restricciones, con distritos y compañías que deben someterse a pruebas masivas. Las autoridades sanitarias han dicho que, hasta el domingo, un tercio de la población de Pekín se había sometido a pruebas de detección del virus.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar