fbpx

Charcos accesibles Vs Biodiversidad y futuro

El Gobierno de Canarias está de actualidad y como suele ocurrir, por desgracia, no por sus aciertos en intervenciones que devengan en un bien para la población o la protección de nuestro territorio y costas. En esta ocasión ha asombrado a propios y extraños con una descabellada iniciativa. Pretenden intervenir en 117 charcos del litoral, la mayoría de ellos en la isla de Tenerife. Las protestas han sido inmediatas. Por mucho que pretendan disfrazar las actuaciones de poco invasivas y reversibles, sin apenas impacto sobre el ecosistema, la realidad es que sería el fin de la biodiversidad que sostienen los charcos intermareales.

La construcción de estructuras, por pequeñas que sean, que evidentemente necesitarán obras para su instalación, la posterior llegada masiva de visitantes, están muy lejos de poder considerarse bajo impacto ecológico. A estas alturas y en vista de este tipo de propuestas que intentan camuflar como si no supusieran ninguna modificación del paisaje y el ecosistema, la mayor parte de la población se pregunta. ¿Nos toman por tontos?. ¿En tan poco valor tienen nuestra capacidad de comprensión?.

Antes de nada hagamos una pequeña reflexión. ¿Cuál es el valor ecológico de los charcos intermareales?. La respuesta es que son muy importantes. Los charcos intermareales ofrecen refugio a muchas especies de peces en su etapa de alevines así como a infinidad de crustáceos. Sin estos refugios se cortaría el ciclo vital de muchas de las especies que pueblan nuestras aguas que no tardarían en desaparecer. Además son el habitad permanente de gran variedad de criaturas y de algas de riqueza indiscutible para el medioambiente. De estas especies se alimentan numerosas aves como garzas, zarapitos, vuelvepiedras, correlimos, etc. El equilibrio de estos ecosistemas es muy delicado ya que durante gran parte del día el agua permanece estancada y la presencia de químicos o desechos biológicos en descomposición comprometen seriamente los niveles de oxígeno y otros elementos hasta llegar a valores incompatibles con la vida de las especies que los albergan.

¿De verdad estamos dispuestos a perder esa riqueza a transformar en baldíos nuestras costas por tener más lugares para el baño? La mayoría ya ha dicho que no. Las redes no han tardado en arder en protesta por semejante sinrazón. También se han alzado algunas voces a favor argumentando que esas intervenciones se harán pensando en las personas de movilidad reducida aduciendo a su derecho a disfrutar como cualquier otra persona. Por supuesto, nadie niega ese derecho, pero lo razonable es hacer accesibles las playas ya urbanizadas y las piscinas naturales ya existentes, no seguir destrozando y menos usando como excusa un colectivo por el que poco o nada han hecho hasta el momento. A nadie engañan. Estas intervenciones en los charcos intermareales no se harán pensando en ningún colectivo, tan solo en el lucro económico de unos pocos. Tan sólo le pido que hagan una reflexión, señores del Gobierno de Canarias. ¿Son conscientes de que esta iniciativa les va a costar muy caro?. La mayoría de la población canaria ya se ha manifestado y no olviden que es la población quien los pone y los quita.

Fuente imagen: Diario de Avisos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar