fbpx

Cada vez más hacia la derecha

En las últimas elecciones generales de España celebradas el pasado 10 de noviembre, los ciudadanos presenciaron un momento esperado pero igualmente sorprendente: el auge de la extrema derecha. Con un 15,1 % de votos, VOX se posicionó como tercera fuerza política y consiguió nada más y nada menos que 52 escaños. A pesar de que el PSOE resultó ser el ganador y pactó con Unidas Podemos, VOX consiguió llevarse casi todo el protagonismo del suceso.

Hasta hace relativamente poco, el país europeo era uno de los escasos del continente en los que la extrema derecha no tenía representación parlamentaria. Podría decirse que la razón de este hecho radicaba en lo vivido durante la dictadura de Francisco Franco, abolida hace ya casi cuarenta y cinco años, que dejó un mal sabor de boca a gran parte de la nación. Sin embargo, la creencia de que la ultraderecha no tenía cabida en la política española chocó de bruces con la realidad cuando VOX entró por primera vez en el parlamento andaluz en las elecciones de diciembre del 2019 (10,9 % de los votos).  

España no es el único país que ha experimentado el auge de la derecha radical durante los últimos años. Italia, con Matteo Salvini y Liga Norte. Hungría, con Viktor Orbán y Pidezs. Francia, con Le Pen y Alternativa para Alemania. Brasil, con Jail Bolsonaro y Alianza por Brasil. Polonia, Austria, Reino Unido, Tailandia, India. También políticos conservadores y nacionalistas que, aunque considerándose de derecha o centroderecha tienen principios extremistas, como Donald Trump del Partido Republicano en Estados Unidos.

Los discursos de la ultraderecha tienen tanto éxito porque aprovechan el descontento de la sociedad para manipularla y situarla a favor de sus intereses a través de argumentos simples, pero bastante emocionales. Un ejemplo que numerosas figuras políticas han repetido es el de que «los inmigrantes vienen a quitarnos el trabajo y las ayudas y tienen más prioridad que los propios ciudadanos del país». La gente cae fácilmente, y da igual que los engañen con datos excesivamente exagerados y evidentemente falsos, porque seguirán creyendo en los argumentos de manera ciega.

El fuerte crecimiento de la derecha radical en Europa y en el mundo entero es una señal del disgusto que sienten los ciudadanos ante los gobiernos y de su necesidad de experimentar un cambio. Pero, ¿desde cuando querer dicho cambio significa llegar a votar a partidos extremistas que abogan, entre otras cosas, por la discriminación o por la antidemocracia? ¿Desde cuando la ultraderecha se ha convertido para algunas personas en la única alternativa para «mejorar» la situación del país?

Segunda parte del artículo: ¿Es la ultraderecha compatible con los Derechos Humanos?

Imagen: VOX

Un comentario en “Cada vez más hacia la derecha

Los comentarios están cerrados.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar