fbpx

Los brotes en las residencias se han reducido un 38% desde enero gracias a la vacunación

La dura situación vivida en las residencias de ancianos desde el comienzo de la pandemia en nuestro país provocó que fueran el objetivo de las primeras campañas de vacunación contra la Covid-19. Las primeras dosis se administraron a partir del 27 de diciembre, y mes y medio después parece que comienza verse el esperanzador resultado de las mismas. Los brotes semanales notificados en residencias han pasado de los 145 de la semana del 21 de enero, con 1.907 casos asociados; a los 89 de la semana del 4 de febrero, con 1.257.

Las dos dosis vacuna del coronavirus necesarias para conseguir la inmunización se ha inyectado a 800.000 personas desde el 27 de diciembre. No obstante, en esa cifra se incluye también a los sanitarios. En las residencias viven unas 380.000 personas pero no todas han recibido la vacuna, ya que hay casos en las que está desaconsejada. Por ejemplo, en los geriátricos donde hay brotes activos.

Aunque los datos disponibles son preliminares, el desplome de la afectación entre la población de geriátricos en comparación con otros colectivos desde mediados de enero es evidente. Para determinar en qué medida la disminución de los brotes en residencias ha ocurrido gracias a la vacuna, y cuánto de ello se debe a otros motivos, se está desarrollando un análisis del desarrollo o no de anticuerpos en una muestra de pacientes vacunados.

Sin embargo, en otros ámbitos ha ocurrido el caso contrario y los brotes han aumentado. En el educativo han pasado de 93 a 413; en el familiar, de 517 a 547; en el laboral, de 176 a 270.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar