fbpx

La obligación global de la asistencia humanitaria

235 millones de personas (cinco veces España) necesitan apoyo humanitario para sobrevivir; que esa cifra haya aumentado desde el año pasado, cuando ya alcanzó niveles históricos, es un golpe en el estómago, una falta de aliento. Se puede decir de otro modo y seguirá siendo indecente: una de cada 33 personas en todo el mundo depende de la asistencia humanitaria. En el Día Internacional de la Asistencia Humanitaria, vale la pena arrojar luz sobre las causas y responsabilidades de tal infamia.

Según datos del Programa Mundial de Alimentos y a FAO, el hambre extrema aumentará en los próximos meses. Al menos, 23 regiones sufrirán crisis alimentarias de forma directa. Cada minuto mueren once personas como consecuencia del hambre aguda. Tal como denuncia Oxfam, las causas pueden resumirse en tres C: covid-19, cambio climático y conflictos. Los precios de los alimentos, a consecuencia de la crisis provocada por la pandemia, han subido un 40% en el último año; la precariedad económica y la falta de empleo han golpeado con saña quienes ya vivían en cuerda floja. El informe sobre cambio climático del IPCC, recién salido del horno, lo deja muy claro: los episodios climáticos extremos tendrán un grave impacto en la vida de millones de personas. Y, además, los conflictos continúan multiplicándose: algunos enquistados desde hace años o incluso décadas; otros sumando múltiples violencias que atentan contra la vida digna. Las muchas crisis que afectan a todo el planeta han arrojado de sus hogares a más de 83 millones de personas; una cifra sin precedentes.

En un contexto en el que el apoyo humanitario es crucial para la vida de millones de personas, se generalizan los ataques a lugares, actuaciones y personas que garantizan, con neutralidad e independencia, el apoyo a quienes sufren las crisis. La primera víctima de estos ataques es la población civil, pero también lo son los actores humanitarios. En 2020, según el último informe de Aidworker Security Organization, 475 personas fueron víctimas de ataques, de ellas, 108 perdieron la vida. Recientemente fueron asesinados en Etiopía tres compañeros de Médicos sin Fronteras.

España: la urgencia de la responsabilidad humanitaria

En un contexto global de tales características, la responsabilidad de los Estados y de las instituciones internacionales no es una opción, sino una obligación. Está claro que lo ideal sería que ese apoyo no fuera necesario porque cada país pudiera resolver sus propias crisis o que incluso estas no llegaran a producirse. Sin embargo, la realidad para 235 millones de personas es que, sin ese apoyo humanitario, en muchos casos no pueden asegurar ni siquiera una comida diaria.

Más allá del necesario aumento en los fondos, España debe garantizar que otras políticas no echan más leña al fuego. La venta de armas a zonas en conflicto debe acabar de manera inmediata. La acción exterior del Gobierno debe apoyar a la sociedad civil, principalmente en un contexto creciente de recorte de derechos de participación y organización colectiva. Los acuerdos comerciales y las actuaciones de empresas transnacionales, que acaban con los recursos y la biodiversidad en amplias zonas del planeta, deben ser controladas. España debe asumir su responsabilidad en materia de cambio climático y reducir de manera importante las emisiones de CO2. Sin olvidar la urgencia de políticas migratorias y de asilo que garanticen plenamente los derechos de personas que, en muchos casos, provienen de contextos de crisis humanitarias.

NOTICIA COMPLETA: coordinadoraongd.org

FOTO: Manos Unidas (ECUADOR)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar