fbpx

Alberto, un buen pibe de Ofra

Alberto Rodríguez, el pibe de Ofra con rastra es desde hace unos años un personaje famoso. Un vecino de Ofra hijo de una maestra y un electricista, del que se ha escrito y hablado mucho. Cuando consiguió su acta de diputado por Podemos empezó su idilio con el famoseo porque un periodista logró captar la cara de alucinado de Rajoy cuando Alberto iba a votar. El ex presidente no estaba acostumbrado a ver gente que vestía informal y usaba rastras en su pelo. 

La prensa servil de los poderosos apenas habló de su lucha como representante sindical, su implicación en diferentes movimientos sociales, como representante estudiantil, como activista  en protestas contra las guerras y en convocatorias por los derechos civiles. La prensa lacaya de los multimillonarios destacaba falsedades como que tenía piojos, o no se bañaba. 

Ahora, los jueces serviles de los mismos poderosos, los jueces del PP en el Tribunal Supremo, esos que no responden al mandato popular y prostituyen la democracia porque la derecha no es mayoritaria desde 2015, ahora le piden cuentas con la justicia como consecuencia de su activismo, por un presunto delito contra los agentes de la autoridad en 2014. Hace 7 años, algo que estaba totalmente olvidado y que la prensa pelota de los poderosos se ha encargado de sacar a la palestra informativa.

El Gobierno, consciente de que es un dardo más al Gobierno progresista, ha dejado que el Tribunal Supremo juzgue ya que los grupos parlamentarios del PSOE y Unidas Podemos, votaron a favor del suplicatorio para levantar su inmunidad parlamentaria.

Alberto Rodríguez es el responsable de organización de Podemos. Los poderosos apuntan flechas contra todo los dirigentes de esta formación. Pero Alberto no se merece ninguna condena, ni siquiera se merece pasar por el calvario de un proceso judicial. Alberto es un buen pibe, una persona solidaria, empática, preocupado por los demás, que ha dedicado gran parte de su vida a luchar en favor de las personas que menos tienen.

La gente de Ofra lo tiene que saber. Sobre todo los que lo conocen, saben que es un buen pibe. Pero los que no lo conozcan no deberían de llevarse por lo que las mentiras de la tele dicen. Alberto no es un político como los del PP, esos que roban aunque no lleven rastras. Alberto es un tipo con altura no física, que no tiene ningún problema en reconocer su amistad y reconocimiento a un diputado de la derecha cuando se despedía de sus funciones. Alberto se  implica siempre, siempre se moja por la gente que le cuesta llegar a final de mes. Por eso todos le tenemos que decir que estamos con él, que no está solo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar