fbpx

Agrede a su tía con un arma blanca en Tenerife

Autora: Tania Falcón

Un hombre de 37 años, conocido como Lester, presuntamente causó heridas de arma blanca de gravedad a su tía, de 67, en el barrio de La Cumbrita, junto al núcleo de Alcalá, en el municipio tinerfeño de Guía de Isora. La Policía Local logró detener al individuo que, ante los vecinos aterrorizados por el ataque, justificó la acción en una especie de venganza por lo que la ahora víctima supuestamente hizo pasar a su madre hace muchos años, ya que, según él, “la mató a disgustos”.

Según las fuentes consultadas, Lester sufre problemas de salud mental y ha sido detenido en diversas ocasiones. De hecho, ha llegado a ser atendido en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria varias veces. Unos ciudadanos llegaron a increpar al acusado y a reprocharle su comportamiento extremadamente violento con una mujer mayor.

La afectada quedó tendida en el suelo con heridas, mientras Lester no paraba de argumentar que su tía “se lo merecía”. La víctima sufrió heridas de gravedad, aunque, según dijeron ayer fuentes de los cuerpos de seguridad, no se teme por su vida. Personal sanitario de una ambulancia medicalizada trasladó a la víctima a Urgencias del Hospital La Candelaria, ya que, entre otras, presentaba un corte en el cuello. De hecho, el acusado estaba convencido de que había matado a su familiar.

La investigación ha sido asumida por la Guardia Civil. En un primer momento, la mujer pedía a los viandantes con voz débil: “Ayúdenme, por favor”. Sin embargo, ninguno se acercó ante las amenazas del sobrino, que portaba un cuchillo en su mano derecha: “Ustedes no se metan, ¡eh!”.

Una frase recurrente del implicado fue: “¡Ya estás muerta, ya no hay quien te salve, ya!”. Mientras, los vecinos le gritaban con ira: “¡Eso no se hace!”. Pero Lester seguía justificándose y con más advertencias: “Saco los dos perros que tengo ahí y eres hombre muerto”. “Mató a mi madre, la mató a disgustos durante diez años; estoy haciendo lo que se merece”, insistía el presunto autor de la agresión, a la vez que añadió que su progenitora “se tuvo que ir de la casa” que le dieron sus abuelos. “Esa no me amarga más la vida a mí; se acabó el problema”, aseguraba el acusado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar