fbpx

Adelantar el confinamiento, menos casos de coronavirus.

Autor: Ambientum

España ha vuelto al confinamiento. Tras los brotes del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 ocurridos a lo largo del país, las autoridades han decidido imponer de nuevo algunas medidas restrictivas con el objetivo de frenar su avance y evitar volver a la situación vivida durante los meses de marzo, abril y mayo. ¿Son acertadas estas decisiones?

Según un estudio publicado hoy en The British Medical Journal, las medidas de distanciamiento físico, como el cierre de escuelas, lugares de trabajo y transporte público, y la restricción de las reuniones masivas se asocian con una reducción significativa de los nuevos casos de COVID-19. Los datos, recogidos en 149 países y regiones, muestran que la aplicación temprana del confinamiento se relaciona también con menos casos.

“Estos hallazgos podrían respaldar las decisiones políticas que los países preparan para imponer o levantar medidas de distanciamiento físico en las olas epidémicas actuales o futuras”, explican los investigadores, liderados por Nazrul Islam, de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

“Las intervenciones de distanciamiento físico funcionan en combinación con otras. Así, el cierre de escuelas y lugares de trabajo, y restricciones en las reuniones públicas puede ayudar a los estados a mantener en funcionamiento el transporte público para las personas que trabajan en los sectores de servicios esenciales”, afirma a SINC Islam.

Por el momento, hay más de 13 millones de casos confirmados en el mundo. Sin una terapia o vacuna eficaz, los expertos recomiendan el distanciamiento físico para reducir al mínimo la transmisión y, por tanto, disminuir así el riesgo para las personas más vulnerables de la sociedad.

De la misma forma, dicho distanciamiento también reduce la presión sobre la salud pública y los servicios sanitarios, y permite centrarse en la prevención y el tratamiento de la enfermedad. Pero los datos reales sobre la eficacia de estas medidas son escasos.

Por ello, el equipo se propuso comparar el cambio en los nuevos casos (incidencia) de coronavirus antes y hasta 30 días después de la aplicación de medidas de distanciamiento físico en las primeras etapas de la pandemia. Sus conclusiones se basan en los casos diarios notificados en territorios que aplicaron medidas restrictivas entre el 1 de enero y el 30 de mayo de 2020.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar