fbpx

ACNUR apoya a más de 132.000 personas vulnerables durante emergencia por la COVID-19 en Perú

Autor: ACNUR

La emergencia por el coronavirus ha significado la pérdida de medios de subsistencia para muchas personas y ha tenido un impacto devastador para la mayoría de los refugiados y migrantes en el Perú. En este contexto, y ante más de 830.000 personas venezolanas que llegaron al país en busca de protección, ACNUR ha priorizado la atención para las personas extremadamente vulnerables y ha apoyado a más de 132.000 individuos desde el inicio de la declaración de emergencia por la COVID-19.

De estas personas, 26.300 refugiados y migrantes recibieron asistencia humanitaria en efectivo para alimentos, medicinas u otros artículos de supervivencia. Asimismo, ACNUR ha distribuido unas 142.000 raciones de alimentos y 4.500 kits alimentarios. Este apoyo ha sido principalmente entregado a personas refugiadas y migrantes vulnerables, y se ha extendido a la comunidad peruana en situación de alta vulnerabilidad, al considerar que el coronavirus ha tenido un gran impacto sin importar la nacionalidad.

Ante la llegada de las heladas, y en seguimiento al trabajo de 2019, ACNUR donó más de 15.400 mantas térmicas para personas refugiadas, migrantes y comunidades peruanas vulnerables. Estas donaciones se han entregado a las instituciones y entidades del Estado para su distribución en hospitales y comunidades en riesgo por bajas temperaturas, por ejemplo, en Cusco se donaron 1.500 al Gobierno Regional para comunidades peruanas de altura y 220 a la Dirección Regional de Salud para las camas COVID-19; en Tacna se entregaron 198 al Gobierno Regional y 594 para los hospitales; 185 se donaron a la Arquidiócesis de Trujillo y 100 a la Dirección Regional de Salud de Tumbes para cubrir necesidades en los hospitales.

En el caso de Arequipa y ante las restricciones de movilidad, ACNUR donó 850 mantas al Gobierno Regional para ser distribuidas en zonas afectadas por friaje para personas peruanas, refugiados y migrantes, así como 1.121 fueron entregadas al hospital Honorio Delgado para su distribución según las necesidades.

Con el fin de apoyar en la ampliación de los espacios de centros de salud y hospitales para brindar atención a pacientes de la COVID-19, ACNUR donó 68 Unidades de Vivienda para Refugiados (RHU por sus siglas en inglés) al Ministerio de Salud para ser utilizadas en puntos estratégicos de Lima y otras ciudades como Iquitos. Esto ampliará la capacidad de atención en más de 2.000 pacientes por día. Además, se donaron 12 a la Marina de Guerra y seis se entregarán en próximos días a la Policía Nacional del Perú.

Ante las necesidades de albergue, ACNUR ha apoyado 22 casas de acogida y hospedajes, por medio de los cuales más de 600 personas refugiadas y migrantes han podido pasar la cuarentena en un lugar seguro. Como parte del trabajo de protección, asistencia legal y apoyo socioemocional, ACNUR ha establecido líneas de contacto y asistencia remota, beneficiando a cerca de 60.000 personas.

ACNUR opera siguiendo los principios humanitarios de humanidad, independencia, neutralidad e imparcialidad. Trabaja en colaboración con las autoridades y las comunidades de acogida para cumplir con el mandato de proteger a las personas solicitantes de la condición de refugiado, refugiadas, apátridas y otras con necesidades de protección internacional. ACNUR emplea un un enfoque de protección con base comunitaria, que incluye a las personas forzadas a huir de sus países, así como las comunidades que los acogen.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar