fbpx

38 grados en la ciudad más fría del mundo

Una de las ciudades más frías del planeta, o al menos lo era hasta hace relativamente poco, era Verkhoyansk, ubicada en Siberia, la cual en estos días ha disparado su temperatura a unos 38 grados centígrados. Quizás, para entender la gravedad de lo que está sucediendo, lo que podemos hacer es ver sus temperaturas durante el año, siendo así que en invierno llegan a unos 50 grados bajo cero y en junio a unos 20 grados.


Hablan de que es debido a una ola de calor que está padeciendo esta zona del planeta. Estamos hablando de que hay una diferencia de unos 18 grados, convirtiéndolo así, el pasado mes de mayo en uno de los más calurosos que se recuerda desde 1979, según datos del Servicio de Cambio Climático de Copérnico, que es un programa de observación de la Tierra, diseñado para proporcionar información actualizada sobre los efectos del cambio climáticos.


Una de las científicas que sigue de cerca este fenómeno y que forma parte de este Servicio de Cambio Climático señala que esto es una situación alarmante. Algunas celebridades que han dado voz a la lucha del cambio climático, como es la joven Greta Thunberg, se ha hecho eco de la noticia, mostrando su frustración ante tal hecho.


Lo cierto es que el Ártico se está calentando a una velocidad más de dos veces superior a la media del planeta, según exponía Jeff Berardelli, meteorólogo que analiza de cerca los cambios que se van produciendo debido al calentamiento global.


Si tiramos de la literatura encontramos referencias sobre lo que está sucediendo, este fenómeno es conocido como Amplificación del Ártico, lo cual produce una disminución del hielo debido al aumento de las temperaturas. Todo esto nos presenta un panorama desolador donde no solo las olas de calor sean habituales, sino también el deshielo total de las partes más frías del planeta.

¿Qué sucederá si finalmente nuestros polos se quedan sin hielo? ¿Realmente estamos preparados para lo que pueda suceder? Quizás deberíamos reflexionar sobre la emergencia climática que lleva años tocando a nuestra puerta y a la cual hemos estado haciendo oídos sordos. De mano de Naomi Klein, que ha escrito numerosos libros reivindicativos y relacionados algunos de ellos con el cambio climático, nos quedamos con uno de los títulos de su libro “El capitalismo contra el Clima: esto lo cambia todo”, cuando dice que «en la lucha contra el cambio climático y el extractivismo que nos está llevando a la destrucción de nuestro ecosistema y medio de vida, debemos empezar a cambiar» porque, aunque parezca una batalla perdida y muchos de nosotros estemos consumiendo naturaleza como si de una especie de nihilista fiesta de despedida se tratase cuyo título es engulle todo los que puedas, que se acaba, debemos empezar a generar el cambio, porque todavía hay tiempo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar