fbpx

176 GW más de energías renovables en el mundo

Autor: Energías Renovables

La Agencia Internacional de Energías Renovables, IRENA, confirma en su último informe de Estadísticas de Capacidad Renovable que las fuentes de energía limpia para la generación de electricidad, con la eólica y la solar en cabeza, fueron las más añadidas el año pasado. Representaron el 72% de las adiciones de capacidad total, superando una vez más a los combustibles fósiles por un amplio margen, lo que eleva la capacidad renovable instalada en el mundo a 2.537 gigavatios (GW). Esto supone un un aumento de 176 GW (+7,4%) respecto a 2018.

Esta alta participación de las energías eólica y solar refleja, en parte, un bajo crecimiento de la energía hidroeléctrica, ya que varios proyectos  importantes no cumplieron con los plazos de  finalización  previstos, de acuerdo con el informe de de IRENA. Aún así, a finales de 2019, la energía hidroeléctrica, que ese año añadió 12 GW (+1%), representa la mayor parte del total mundial, con una capacidad instalada de 1.190 GW. 

La energía eólica añadió 59 GW (+10%) y ya suma 623 GW instalados en el mundo. Pero fue la solar fotovoltaica la que más creció: 98 GW (+20%), que ya cuenta con 586 GW. En bioenergía con fines eléctricos se añadieron 6 GW (+5%), de manera que el año terminó con 124 GW instalados, mientras que la energía geotérmica creció en poco menos de 700 MW, elevando a 14 GW la capacidad instalada con esta tecnología.


Asia representó el 54% de la nueva capacidad en 2019, aumentando su capacidad renovable en 95,5 GW para llegar a 1,12 TW (44% del total mundial). La capacidad en Europa y América del Norte aumentó en 35 GW (+6,6%) y 22 GW (+6,0%), respectivamente. Oceanía y Oriente Medio fueron las regiones de más rápido crecimiento (+18,4% y +12,6% respectivamente), aunque su participación en la capacidad mundial es aún pequeña. África tiene una cifra similar de capacidad renovable, pero ésta sólo aumentó en 2,0 GW (+4,3%). En comparación con 2018, el crecimiento de la capacidad en Asia y África fue algo menor que en 2019, y mayor en Europa y América del Norte.


Un mundo cada vez más solar
En el caso concreto de la energía solar con fines eléctricos (IRENA no diferencia por tecnologías), sigue destacando el liderazgo asiático, que aunque añadió menos megavatios que en 2018 se mantiene en cabeza, con un aumento de 56 GW (alrededor del 60% del total en 2019). China, la India, Japón, la República de Corea y Vietnam fueron los países con más capacidad solara añadieron. 

También se registraron aumentos importantes en Estados Unidos, Australia, España, Ucrania y Alemania. La agencia destaca, en concreto, los casos de España, Ucrania y Vietnam, países todos ellos en los que hubo una expansión notablemente mayor que en años anteriores de energía solar. Taipei, China, México y los Emiratos Árabes Unidos también añadieron más de 1 GW de energía solar en 2019. 



Otro dato importante relacionado con la energía solar es que la capacidad instalada fuera de la red creció en 160MW (+2%) para alcanzar 8,6GW en 2019. La solar fotovoltaica no conectada a la red aumentó en 112 MW y la hidroelectricidad en 31 MW, en comparación con un crecimiento de sólo 17 MW en el caso de la bioenergía. 

IRENA indica que este crecimiento de la fotovoltaica aislada refleja que las instalaciones minoristas de iluminación solar y de sistemas domésticos están avanzando en nuevos mercados y su uso en algunos mercados ya existentes están cambiando a sistemas más grandes. Pero la agencia advierte que las minirredes siguen enfrentándose a dificultades para obtener financiación.



En cuanto a la eólica, la agencia dice que la energía del viento «tuvo un desempeño particularmente bueno en 2019, expandiéndose en cerca de 60 GW». China y Estados Unidos siguen dominando el mercado, con aumentos de 26 y 9 GW, respectivamente, en relación a 2018. Otros ocho países ampliaron su capacidad eólica en más de 1 GW.



Mirar a largo plazo
El director general de la Agencia, Francisco La Camera subraya en la introducción de este nuevo informe de IRENA que este llega en medio de una crisis de salud global que afecta prácticamente a todos los ámbitos de la  vida, y pide mirar a largo plazo para no perder de vista los objetivos de sostenibildiad y clima.



»Como una amenaza existencial, las consecuencias multifacéticas del coronavirus (COVID-19) se posicionan ahora junto al cambio climático como un desafío decisivo de nuestro tiempo», escribe La Camera.  «Al responder a la crisis de hoy, los gobiernos pueden verse tentados a centrarse en soluciones a corto plazo. Sin  embargo, las distinciones entre los desafíos a corto, mediano y largo plazo pueden ser engañosas. Las medidas de estímulo económico también deben abarcar objetivos de sostenibilidad y clima». 

La Camera recuerda que las energías renvoables «son rentables, apoyan la estabilidad económica y estimulan el crecimiento sostenible», entre otras ventajas. Y pide que en este decenio, que «debe ser el de la acción, se desarollen políticas propicias para aumentar las inversiones y acelerar la adopción de las energías renovables».

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar